¡Hola, muy buenas Gameoneros! ¡Toca review nueva para esta semana! En esta ocasión, os traemos un vistazo extenso sobre el nuevo título de Remedy Entertainment en colaboración con Microsoft Studios, Quantum Break. Una aventura de acción en tercera persona con unas mecánicas, una jugabilidad y una narrativa sin igual, donde tendremos la oportunidad de controlar y manipular el tiempo a nuestro favor mientras luchamos contra el mal. El tiempo es poder. ¡Sigamos leyendo y veamos que nos tiene que mostrar esta interesante propuesta!

Como autor que escribe esta review, debo decir que siempre me han fascinado los trabajos de la desarrolladora Remedy Entertainment. Ya sea por su más que interesante narrativa, su manera de innovar en el género de la acción en tercera persona introduciendo nuevas directrices y formas de jugar nunca vistas, o incluso su manera de transmitir sensaciones al jugador, Remedy siempre ha ido un paso más allá en cada uno de sus títulos. Tengo unos recuerdos enormemente satisfactorios jugando a los dos primeros Max Payne, con su narrativa en forma de viñetas y páginas de novela gráfica y su tiempo bala entre disparo y disparo,  y a los dos de Alan Wake, con su narrativa en forma de pasajes de una novela escrita por el propio protagonista, y utilizando la luz de las linternas como arma; ya digo, no sólo por ser meramente juegazos muy bien resueltos y realizados, sino también porque aportaban ese “plus” que no tenían otros en otros aspectos. Por ejemplo, no he tenido mayor experiencia de sensaciones en un nivel abismal que en el primer Max Payne en sus interludios entre capítulo y capítulo. Creédme, los que lo hayan jugado sabrán a lo que me refiero (esa música de cuna me da escalofríos aún cuando la recuerdo…).

Max-Payne-2-Wallpaper-for-psp
Ya sea encarnando a un policía atormentado por la muerte y a su implacable amante asesina Mona Sax en los dos primeros Max Payne, o a un escritor de renombre con falta de ideas que lucha contra su propia oscuridad interna que le asusta en Alan Wake, Remedy ha conseguido dejar huella en la memoria de los jugadores. No hay más que jugarlos para verlo. Si es que hasta en el propio Quantum Break hay referencias y guiños a a estas dos series de juegos…

Ahora le llega el turno a Quantum Break, y la gente de Remedy, hay que decirlo, ha hecho un pedazo de juego descomunal y muy impresionante en muchos de sus aspectos, que aprovecha muy bien lo que ofrece la Xbox One. En la versión de PC no lo he probado, pero se ve incluso aún mejor, y ya es decir. Vamos a analizarlo con calma.

CON EL TIEMPO FRACTURADO

La mayor baza con la que cuenta Quantum Break es su argumento. Nos situamos en Riverport, una ciudad ficticia situada en Massachusetts. Encarnamos a Jack Joyce, el protagonista del videojuego, que es invitado por su mejor amigo, Paul Serene, para ser testigo de un experimento que tendrá lugar en una universidad. Poco más tarde se revela que el experimento consiste, nada más y nada menos, que en la prueba de una máquina del tiempo que permite viajar tanto al pasado como al futuro mediante la generación controlada de agujeros negros.

Inmediatamente, se pierde el control del experimento, Serene queda atrapado en el interior de la maquina mientras se realizaba la prueba, y se produce una fractura del continuo espacio-tiempo, afectando en el proceso a Jack. Acompañado de su hermano Will, que aparece en el momento, deben de escapar del ejército privado de la compañía Monarch, una organización que quiere controlar la fractura del tiempo para su beneficio. En medio de este caos, el protagonista descubre que es capaz de utilizar poderes que manipulan el espacio-tiempo, algo que empleará para salvar la huida. Este descubre entonces a través de una mujer infiltrada en Monarch, Beth Wilder, que el fin del mismo tiempo va a llegar, y para ello él es el único que puede arreglar esta fractura antes de que Monarch ponga fin a nuestra existencia.

 

3004427-quantum_break_striker

 

Contaremos con una narrativa estructurada en diferentes actos o capítulos de juego, en el que tendremos entrelazadas partes jugables y partes cinemáticas mostradas con el mismo motor gráfico del juego, de una forma muy fluida y casi imperceptible para el jugador, dando una sensación cinematográfica con una calidad que no podría describir directamente, ya que la palabra sobresaliente se queda corta. A su vez, al terminar cada acto podremos ver una serie de televisión rodada con los actores reales que encarnan a los personajes del juego que complementan lo que hemos jugado y a lo que jugaremos más adelante en el juego. Lo interesante del asunto además, es que hay momentos dentro del juego en los que tendremos que tomar decisiones que cambien el curso de la trama, algo que afectará también a la trama de la serie, y por ello podremos ver si jugamos varias partidas, diferentes acontecimientos que pasan en la misma. Un toque muy sutil, pero a la vez genial y estupendo para introducir rejugabilidad en el título.

Esta propuesta de mezclar serie de televisión junto con un videojuego es increíble, y no tiene precedentes en el género, algo muy original por parte de Remedy, que siempre han demostrado ser maestros en desarrollar narrativas muy interesantes y que te mantengan pegado a la pantalla para ver lo que está pasando en ese momento, algo que aquí en Quantum Break es un gran reclamo y un incentivo enorme para vivir una experiencia sin igual en el mundo del videojuego. Aquí os dejo con un trozo de la serie, que se puede ver al final del primer acto del juego.

Aviso: los que no quieran ver este vídeo de la serie dentro del juego, por no comerse spoilers o revelaciones sobre la trama, están en su derecho de hacerlo. Sólo pongo esto para que se pueda ver la calidad que presenta este apartado del juego.

Como podréis ver en el vídeo, es una propuesta muy interesante e innovadora dentro de la narrativa en los videojuegos, pero algo que hay que achacar un poco es que cada capítulo de la serie es de 25-30 minutos, algo que en sí está muy bien para una serie de televisión, pero a la hora de mezclarlo con un videojuego, rompe demasiado la experiencia de juego. No es algo muy acertado, porque sinceramente, en mi opinión, para eso no estaríamos jugando a un videojuego. Cierto que esto de poner muchas cinemáticas y partes no jugables se hace en muchos juegos, como Heavy Rain, Beyond: Two Souls, Until Dawn, o Ryse: Son of Rome, pero sinceramente, pensaba que esto no iría a pasar en Quantum Break. Simplemente para aclarar, si la serie fuese de menos duración por episodio, estaría mucho mejor y no cortaría tanto a la hora de seguir jugando, aunque sea una de un argumento muy interesante y muy bien realizada, y en la que nuestras decisiones tomadas anteriormente al jugar tengan consecuencias en la trama de esta, como es en este caso. Pero, como siempre digo, para gustos no hay nada escrito. Cada uno que haga lo que le parezca.

UNA SERIE DE PODERES TEMPORALES Y OTRAS DESDICHAS

Pasando ya al apartado jugable, estamos ante un título de acción en tercera persona con coberturas, donde podremos utilizar armas de fuego combinado con los poderes de manipulación del tiempo de nuestro protagonista, Jack Joyce. Contaremos, eso sí, al principio del juego con un arsenal un poco escaso pero que cumple con su cometido, al mismo estilo que en Alan Wake, con un par de tipos de pistola, uno de fusiles y subfusiles y una escopeta semiautomática. Luego, más adelante, tendremos más donde escoger, claro está. Por sistema de apuntado tenemos una sencilla mirilla representada por un punto blanco pequeño, con opción a incluir una ayuda de autoapuntado para aquellos menos duchos con el mando de la consola.

En cuanto a poderes, tenemos una amalgama variada, al menos durante los primeros actos, de entre 4-5 poderes temporales, entre ellos lanzar una onda para paralizar el tiempo un rato en un sitio determinado, con que el que además podremos acumular balas y lanzárselas al enemigo que tengamos detrás al acabarse el efecto de la onda (es impresionante hacerlo, os lo aseguro), un sprint o movimiento rápido para esquivar balas, y con el que podremos también empujar y dar golpes a enemigos cercanos, una especie de ralentizador temporal basado en el tiempo bala de Max Payne con el que podremos realizar ejecuciones a los enemigos, un escudo de energía con el que bloquear disparos y explosiones, y por último, una bomba de tiempo que desintegra a los enemigos de alrededor (el más costoso y satisfactorio de usar).

 

Beautiful-Quantum-Break-Wallpaper

 

El combate con estos poderes, sumado al uso de las armas de fuego es espectacular, y gracias al motor gráfico del juego, podremos disfrutar de un maravilloso festival de efectos y partículas que no deja indiferencia alguna. Alucinante.

Podremos además mejorar estos poderes consiguiendo unos objetos que estarán repartidos por los escenarios del juego que nos darán puntos de experiencia para gastar en mejoras o “perks” de cada poder.

Lo mejor de todo es que podremos utilizar los poderes no solo en situaciones de combate, sino que también, en situaciones de saltos, plataformeo y exploración del entorno (que no es mucha, pero es suficiente para un título de desarrollo lineal como este), tendremos que darles uso, para, por ejemplo, rebobinar el tiempo y abrirnos camino para cruzar, conseguir coleccionables escondidos en el mapeado, o incluso crear puentes temporales u obstáculos para sortear a los enemigos.

 

quantum-break-punch

 

Todo el apartado jugable presenta una ejecución y una forma muy solventes, sin fallo alguno recalcable, exceptuando que la estructura de algunos escenarios está un poco desaprovechada, siendo en algunos puntos escenarios demasiado grandes para lo que se puede albergar y ofrecer en ellos. Ojo, no es un fallo muy grave (de hecho en algunos casos es nimio), pero si que viendo que este juego es de un desarrollo marcadamente lineal, y que las posibilidades que nos dan mediante el uso de nuestros poderes se basan en seguir avanzando, resolver situaciones y poco más, no deberían de hacerse tan grandes. Por lo demás, sigo diciendo que este apartado es un punto a favor enorme.

EL FIN DEL TIEMPO ES ALGO MAGNÍFICO

En el apartado técnico y  sonoro, Quantum Break goza de una excelente calidad. En la versión de Xbox One el acabado tanto de los personajes y los escenarios en cuanto a texturas y definición es muy bueno, incluso para estar a 900 píxeles de resolución y a 30 frames por segundo. Haciendo una comparativa con la versión de PC, que dobla tanto la resolución como los frames por segundo, sale ganando esta última, aunque no desmerece nada la consola de Microsoft tampoco con este juego. El sonido ambiental y la música, que también quedan afectados si usamos los poderes de Joyce, cambiando de tono o ralentizándose, es un toque muy acertado y bien implementado dentro del juego, teniendo un tono futurista con sintetizadores y partes electrónicas muy marcadas, y en momentos de combate o de tensión nos hará tener las sensaciones al rojo vivo.

Os dejo aquí con una comparativa entre las versiones de PC y Xbox One, para que veáis vosotros mismo cuál os parece mejor.

CONCLUSIÓN

Remedy Entertainment lo ha vuelto a hacer. Quantum Break es una obra que aúna todo el talento que este estudio tiene. Todos sus apartados son excelentes y presentan una calidad muy buena.  La jugabilidad es muy buena, la narrativa argumental es innovadora, mezclando un formato de serie de televisión con actores reales junto con partes de videojuego, y gráficamente presenta unos parámetros y una optimización de alto nivel, al menos en lo probado en la versión de Xbox One.

Aún así, presenta algunos “peros” en cuanto a que las dimensiones de algunos escenarios son excesivas siendo de base un juego lineal en desarrollo de la trama, y que la duración de los capítulos de la serie televisiva dentro del juego son demasiado largos y cortan demasiado la experiencia y la inmersión jugable, aunque para aquellos que gusten de esta mezcla será estupendo.

En resumen, Quantum Break es un juego que para los fans acérrimos de lo anterior de Remedy (como yo, autor de esta review) les encandilará como locos, aunque también es recomendable para todos aquellos jugadores que quieran una narrativa y una trama sin igual muy interesantes y que enganchen en un videojuego de acción en tercera persona. ¡Enhorabuena a Sam Lake y a toda la gente de Remedy y Microsoft por hacer una experiencia jugable como ninguna!

¡Nos vemos! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad del mundo de los videojuegos.

8.0

Pros

  • El apartado gráfico, sonoro y visual del juego es un portento en Xbox One. En PC es mejor incluso.
  • La narrativa del juego, mezclando partes jugables con capítulos de una serie de televisión con actores reales dentro del juego es un punto curioso e interesante y algo innovador en su género.
  • El uso de los poderes temporales junto con objetos del escenario y con armas de fuego es espectacular y muy dinámico.

Contras

  • Las dimensiones en tamaño de algunos escenarios son excesivas siendo de base un juego de desarrollo lineal con poca opción de exploración.
  • La duración de los capítulos de la serie televisiva dentro del juego son demasiado largos y cortan demasiado la experiencia y la inmersión jugable.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review
Views 465

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías