INTRODUCCIÓN

Después de 4 años volvemos a tener en nuestras pantallas a nuestro asesino favorito y lo hará con la mayor libertad de acción posible con unos mapas muy abiertos, con la posibilidad de realizar contratos de asesinatos con infinidad de posibilidades. Pero esto no descarta la polémica de su sistema de venta episódico que parece no dejar indiferente a nadie.


hitman1_1200x500

JUGABILIDAD

Montones de posibilidades y formas de afrontar cada contrato. El escenario de París, una maravilla a nivel jugable con una gran cantidad de oportunidades. Algunos métodos de asesinar son bastante ingeniosos, las mecánicas shooter han sido notablemente mejoradas.

Las multitudes son más populosas que nunca y ayudan a sumergirnos en el videojuego. Los desafíos para cada asesinato son todo un minijuego en sí mismo, el sistema de contratos con sus nuevos añadidos. Si la comunidad los refuerza, puede salir algo muy interesante. Transmite por momentos la sensación de ser un juego inacabado, pese a su formato episódico.

GRÁFICO

Algunas animaciones y modelados no son tan brillantes como, por ejemplo, los escenarios. A nivel gráfico no sorprende igual que lo hizo el Absolution. Técnicamente algo flojo, problemas con el framerate, la optimización en PC y algunos Bugs.

SONORO

No esta mal pero tampoco es que sea brillante.

DURACIÓN

Si no estamos dispuestos a exprimir el mapa principal a fondo con dedicación no le sacaremos partido.

DEFECTOS

Muy poco contenido, parece un producto limitado y pensado para la rejugabilidad. La venta episódica parece una excusa para sacarlo al mercado antes.

CONCLUSIÓN

Una propuesta jugable verdaderamente refrescante y adictiva que se ve lastrada por un modelo de negocio episódico que nos deja con muy poco contenido de inicio.

 

Nota: 7

 

Sigue la actualidad del videojuego en Game On.

Published
Categories Momento Ken Radio
Views 274

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías