¡Ah! Los personajes secundarios, esos guías que enseñan al jugador a moverse por el mundo y dan más cuerpo a la aventura, llegando, en ocasiones, a ser más populares que el héroe. Algunos consiguen quedarse en la memoria de los jugadores gracias a sus logros y heróicas intervenciones. Otros, en cambio, se granjean el desprecio y odio por ser lo más cansino que ha aparecido en la industria del videojuego. El artículo de hoy, va por ellos.

Aunque los personajes secundarios suelen reforzar los puntos más débiles del juego, complementar al héroe, mejorar algún aspecto que no funcionó bien en alguna entrega anterior o hacen que la historia tenga un objetivo (como rescatar a uno de estos segundones), pueden ser también los guías del héroe.
Los personajes que intervienen en el juego han de ser variados y cada uno debe cumplir un rol específico… aunque esto sea estorbar y exasperar al jugador.

Como no podía ser de otro modo, todo gamer que piensa en personajes cansinos piensa al instante en Navi, el hada compañera, guía y amiga del Héroe del Tiempo, Link. El “Hey! Listen!” fue toda una sorpresa. ¡Estaba hablando! No obstante, según avanzaba la aventura y seguía repitiendo constantemente la misma frase, en el mismo tono ante las mismas situaciones, aun cuando el tutotial hacía horas que acabó, acaba quemando a cualquiera.

Así, el amor que despertó en los corazones torna negro frente a la pesadez de la contínua llamada de atención de este pequeño y luminoso ser.

Por supuesto, otra cosa que ya de por si echa una losa sobre el corazón de los jugadores son las misiones de guardaespaldas. Si es una misión, todavía es soportable, pero si todo el juego es una de estas misiones dan ganas de no jugar nunca más.

En efecto, se trata de Resident Evil 4, el juego donde el héroe es el babysiter  de Ashley, la hija del presidente de los Estados Unidos. Leon debe rescatarla. La chica no puede atacar, y el valeroso agente es su único medio de defensa frente a hordas de infectados. La IA (Inteligencia Artificial) que dirige a la joven Ashley deja mucho que desear, lo que hace que numerosos niveles, difíciles de por sí, sean más complicados gracias al errático comportamiento de la adolescente.

Con el intento de redención, Cuando Namco trató de compensar a la frustrante experiencia de RE 4 con una nueva entrega, creó el personaje de Sheva Alomar, un personaje secundario que acompaña al jugador (quien maneja a Chris Redfield) frente a las infecciones de África. Esto supuso un avance, una mujer con la capacidad de autosuficiencia. Pero, de nuevo, la IA dejó mucho que desear, pues, en lugar de ayudar al protagonista, ni disparaba a los infectados, ni ayudaba al jugador y se quedaba desprotegida frente a los ataques de los enemigos.

Otro de los casos más sonados y más turbios es la figura del Profesor Oak en las primeras ediciones de Pokémon (en cada versión tiene un homólogo, ya sea la madre del protagonista u otro profesor).

No solo da que pensar que alguien que ha dedicado toda su vida a la investigación de la fauna autóctona dé a un niño de 10 años que va a recorrer mundo (lo cual también tiene delito) un aparato con información de sus estudios completamente vacío (las teorías que justifican esto son realmente interesantes)

Pero, sin contar con esos detalles, durante la aventura, el jugador va adquiriendo varios objetos que desafían las leyes de la física (desde bicis que caben en una mochila a bolas que transforman a seres vivos en haces de luz que cuestan menos que un refresco). Los objetos, lógicamente, han de usarse en su momento. No se puede pescar en plena calle o usar una bicicleta en un ascensor. No obstante, si el héroe decide probar los artilugios fuera del ámbito para el que han sido creados, saltará un mensaje del querido Profesor Oak: ‘¡No puedes usar eso ahí!’.

¿Cómo puede saber el profesor lo que iba a hacer? ¿Acaso está espiando constantemente al jugador? ¿Tiene ojos y oídos por todas partes? ¿Será Navi, encerrada en la pokédex, quien le pasa toda la información que el Profesor necesite? Y, ¿quién es él para decir al jugador lo que debe o no debe hacer?

Aunque los usuarios se lo toman con humor (el tema es un tanto turbio y dudosamente ético), por su estricta doctrina que impide saltarse las leyes, ha otorgado al profesor uno de los primeros puestos entre los peores personajes secundarios.

Published
Categories Uncategorized
Views 252

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías