Cuán habitual es ver esas batallas campales en Internet sobre qué consola es mejor, los reportajes en las revistas sobre la calidad gráfica de cada una, que si la mía es más bonita, la de aquel tiene más luces y la suya el ra…m más grande. ¿Por qué se da la guerra de consolas? ¿Por qué ese odio frente a otras plataformas? ¿Por qué la gente defiende a Sony a capa y espada frente a Microsoft o Nintendo cuando ellos no hacen nada por ellos? ¿A caso se premia esa lealtad? No.

No hay que olvidar que las consolas son producidas por empresas, al igual que los juegos, cuyo objetivo es lucrarse a través de las ventas de productos que no tienen por que ser buenos siquiera, solo que la gente lo compre. El jugador no es un fin, sino un medio, y les conviene tenerle contento.
No obstante, con las prácticas que últimamente están poniéndose muy de moda, cierto malestar se ha empezado a adueñar del público.

Por eso es una tontería decir que Play Station es mejor que XBox, o que el PC, por el alcance de su potencia (por la que pagas el doble o más que de comprarte una consola, por lo cual es lógico que sea más potente) es la Master Race. No tiene sentido que se sude la camiseta así por estas grandes empresas. El mejor ejemplo de lo que se puede hacer es esa famosa foto de un chico de un stand de Sony, en cierto evento de videojuegos, está ligando (con éxito, parece) con una chica del stand de XBox. Ese es el espíritu. Esos Romeo y Julieta que pasan de las limitciones absurdas para el usuario y buscan el amor.
Por cierto, me extraña mucho que las empresas tardasen tanto tiempo, desde que la foto se hizo viral, en sacar partido a dicha relación.

Como empresas le conviene ser el único proveedor de consolas y videojuegos, por eso necesitan atraer más y más jugadores. Por ello recurren a las exclusividades, lo que te obliga a comprarte una consola solo para jugar a Halo, otra para jugar a lo nuevo de Bayoneta y una tercera para seguir la saga de Nathan Drake.

Pero, ¿y qué? ¿Qué beneficios aporta esto al jugador por parte de la empresa de turno? “Oh, has comprado mi consola, paga una suscripción a Internet para que de vez en cuando te dejemos gratis juegos que no llegan a los 15 euros. Y claro, para que puedas jugar online, que si no te haces premium, olvídate. ¡Y recuerda renovar la licencia cuando caduque!”. Olé tus gintamas…

El jugador no debe nada a estas empresas. Si, es cierto que gracias a sus productos los usuarios puedes vivir experiencias que de otra forma sería imposible sentir y ponerse en la piel de personas que salvan el mundo, el universo o se convierten en los campeones.
Pero el usuario PAGA por ello. No es ningún tipo de favor. Se pagan esos servicios. Es un trato, un negocio. Un negocio redondo que se redondea más ahora que los formatos físicos están condenados a desaparecer por las nuevas tendencias digitales (lo que beneficia de formas ridículamente efecectivas a las productoras) que, además, son incapaces de ofrecerte un producto completo.

Por eso, gamers, no os peléis entre vosotros viendo qué plataforma es mejor. “La guerra es una atrocidad donde personas que no se conocen entre sí se matan mutuamente porque tipos que si se conocen así lo quieren”. Tened en cuenta lo que vale en ralidad. Da igual nintendero, que XBox, PS o PC.

Lo importante es disfrutar jugando a producciones que realmente valgan lo que las empresas piden por  ellos.

Published
Categories Uncategorized
Views 305

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías