Hola, ¡muy buenas, gameoneros! Esta semana que empieza a terminar hoy os traemos el análisis o review de uno de los títulos más esperados de este año para todas las plataformas, y a su vez, el regreso de una de las sagas míticas que lograron definir sin ayuda de nadie, el género de los First Person Shooters o juegos de disparos en primera persona. Doom, un juegazo que rinde tributo a sus poderosos y bestiales padres de los años 90, como fueron el Doom original de 1993 y su secuela, Doom 2: Hell On Earth, de 1994 (Ahh, qué recuerdos…), y también algo al título anterior de 2004, Doom 3, aunque aquí abandonamos y dejamos a un lado los componentes de terror y las linternas para disparar a algo que no se vea y pueda asustarte. Eso son cascadas de agua pasada, no os preocupéis.

 

Aquí, en este nueva iteración de la franquicia, considerada como un reinicio casi total de la misma, la gente de id Software y Bethesda no se han ido andando con tonterías ni experimentos raros, psicodélicos o de ventas como con otras sagas de shooters. Lo que importa es matar. Y mucho, no importa ni el como, ni el cuando, ni el porqué. Ciertamente, es un retorno y una oda a lo grande a la masacre y la destrucción total del Infierno, de nuevo, en el paisaje árido y vasto de los implacables desiertos rojos de Marte. Adentrémonos, fieles lectores, y veamos qué es lo que nos ofrece este videojuego.

 

Antes de continuar, os dejo con unas primeras impresiones en forma de podcast que pudimos realizar y emitir en el programa de radio de Game On, aquí servidor, Luis Urueña, redactor de este artículo que estáis leyendo, y los ilustrísimos Jaime Martinez Barahona y Guillermo Velasco. Adelante, disfrutadlo, no tiene desperdicio alguno, es un pedazo de resumen comentado sobre este gran shooter.

 

 

A LAS PUERTAS DEL AVERNO

 

¿Cómo podría definir en general lo que es Doom en pocas palabras? Es brutal, visceral, muy frenético, fluido, y con toneladas de acción. No nos vamos a aburrir nada, eso seguro. Tendremos disparos con armas de un montón de calibre como escopetas de cañón simple y doble, rifles y cañones de plasma, armas enormes y super poderosas como el mítico BFG 9000 (es una pedazo de arma que ha aparecido en todos los títulos de esta saga, con un nivel de poder abrumador, que hace justicia a las siglas de su nombre, “Big Fucking Gun“…), ametralladoras pesadas que también disparan micromisiles guiados…

 

QItfrgC.jpg (1805×1080)

 

Y por supuesto, no podrían faltar a la cita los enemigos principales de todo Doom que se precie: hordas de demonios salidas de portales que conectan nuestra realidad con el mismísimo Infierno, a los que podremos defenestrar, espachurrar, cortar, carbonizar, despedazar, desmembrar, embestir, desangrar… Vamos, que como tratamiento anti estrés post-traumático al tener un día complicado y no muy agraciado que digamos, no le tose nadie. Al jugar tendremos una descarga de adrenalina y tensiones y sensaciones acumuladas que nos introducirá de lleno en sus mecánicas de matar demonios a diestro y siniestro y hacernos pasar un buen rato mientras lo hacemos. Es algo genial y macabro al mismo tiempo. Y es que con tanta muerte y destrucción que nos pasa día a día a algunos, a veces no hay quién desconecte de verdad y duerma lo suficiente para seguir viviendo. Demos gracias a que existen juegos así.

 

Y es que tanto el anterior título de id Software, Wolfenstein: The New Order y este nuevo Doom de 2016, tienen un paradigma en común: matar por entretenimiento sangriento, ya sea encarnando al curtido soldado B.J. Blazkowicz enfrentándose a una sociedad distópica alternativa nazi durante los años 60, o al duro marine, silencioso y letal cual engranaje bien colocado en una maquinaria de destrucción masiva contra legiones de demonios salidos del Infierno en Marte. La diversión y el gusto por hacer sufrir a estos hijos de mil madres paridas, es innegable.
Y es que tanto el anterior título de id Software, Wolfenstein: The New Order y este nuevo Doom de 2016, tienen un paradigma en común: matar por entretenimiento sangriento, ya sea encarnando al curtido soldado B.J. Blazkowicz enfrentándose a una sociedad distópica alternativa nazi durante los años 60, o al duro marine, silencioso y letal cual engranaje bien colocado en una maquinaria de destrucción masiva contra legiones de demonios salidos del Infierno en Marte. La diversión y el gusto por hacer sufrir a estos hijos de mil madres paridas, es innegable. Los dos son, además, una nueva vuelta de tuerca muy bienvenida a estos tiempos tan locos, de las franquicias originales, y que merecen una grata mención y una prueba por parte del jugador más de la vieja escuela.

 

¡LUCHA DE MANERA INFERNAL!

 

Pasemos a hablar del extenso abanico de apartados jugables a tratar en este título shooter.  En primer lugar, señalar que esta review se basa principalmente en la versión de Xbox One, y en parte, también en la de PC, para dejar bien recalcados los puntos que pueden tener de diferencia con respecto a versiones de consola o de ordenador.

 

Una vez sabido esto, podemos decir que Doom está dividido en tres modos de juego diferentes: Campaña, el modo de un jugador por excelencia, y el más recomendable y apetecible a la hora de jugar, creedme; Multijugador, un apartado online competitivo con muchas promesas no muy cumplidas que digamos, ya os explicaré por qué más adelante; y Snapmap, un editor de niveles y mapas muy completo, al estilo del modo Forge de la saga Halo, donde podremos crear y mantener nuestra creatividad por las nubes con los mapas que queramos compartir al resto del mundo, y cuando digo al resto del mundo, me refiero a que podremos compartir mapas de una plataforma a otra, por ejemplo hacer un mapa en Xbox One y que un usuario de PlayStation 4 o de PC puedan jugarlo (todo un acierto, vamos), pudiendo crearse niveles de un jugador contra la máquina o contra otros jugadores. Un modo increíble y muy interesante es este Snapmap, que puede alargar muchísimo la experiencia de juego tras jugar a la campaña.

 

16

 

snapmap_logicedit2

 

Y hablando del rey de Roma… mostremos la joya de la corona de este nuevo Doom, que es su campaña para un jugador, donde veremos como id Software ha hecho una gran escucha a sus fieles y devotos fans (entre los que se incluye el autor de esta review…), y no ha tirado por experiencias y mecánicas diferenciadoras a las originales como hizo con Doom 3 (una mezcla de componentes survival horror con disparos en primera persona) o, en el caso de la saga mata-nazis por excelencia, con el Wolfenstein de 2009 (que parecía una mezcla de BioShock con un Medal Of Honor en vez de un Wolfenstein de los de toda la vida como el 3D o el Return to Castle, en fin…) . La esencia de la vieja escuela ha regresado por todo lo alto, con un rediseño bastante acorde a los tiempos modernos de los odiosos demonios del Infierno, dando a veces verdadera sensación de asco y terror al mismo tiempo. Miradlos con vuestros propios ojos, hijos míos, y matadlos, matadlos sin piedad, os lo ruego.

 

DOOM enemies
Aquí tenemos una comparativa de los distintos cambios iterativos a lo largo de la saga que han tenido el Imp (demonio humanoide pequeño escupefuego de la imagen de arriba) y el Cacodemonio (demonio cabezón flotante de la imagen de abajo). Como se puede apreciar, del aspecto de ambos tipos de demonios desde el Doom original de 1993 hasta el Doom de 2016 ha cambiado para una versión aún más perturbante, sanguinolenta y desagradable que sus antecesores. Imaginaros moverse uno de estos bichos, a los 1080p y 60 fps a los que va este nuevo juego de la saga. No creo que aguantaseis en el sitio inmóviles durante mucho tiempo…

 

La historia de este modo campaña es directa y va al grano. sin complicaciones de por medio. Despiertas de un ritual satánico en el planeta rojo, Marte, siendo un marine desconocido que no habla (esto es importante para el carácter intrínseco del personaje, y que han sabido mantener en esta entrega de una forma sobresaliente, ya que somos NOSOTROS como jugadores quienes controlamos a este curtido personaje y somos quienes le ponemos la voz, de forma figurada, claro), te enteras de que hay una invasión demoníaca en una base de la Union Aerospace Corporation en el planeta rojo y tienes que abrirte camino hasta llegar al Infierno y acabar con todo bicho viviente. Punto y final.

 

XHBJhk0

 

La cuestión es que Doom no es una saga que siempre haya destacado por su historia profunda y llena de matices, que ojo los tiene en trasfondo, recogido en un registro o diario que nos va guardando información de enemigos, armas y objetos que nos encontremos por los niveles de la campaña, pero son muy superficiales, y en cierto modo, un aliciente que es hecho con cariño para los más veteranos que hayan jugado a los títulos anteriores. Aquí se va más por el rollo de la jugabilidad y que el jugador se lo pase bien matando bichos por doquier. En eso se diferencia de Wolfenstein, por ejemplo, donde normalmente si que se cuida un poco más la historia, sobretodo en The New Order, que me tiene enamorado con su narrativa alternativa distópica con nazis en los años 60, retrofuturismo y esas cosas. Aunque en esencia los dos son shooters muy directos y que saben lo que tienen entre manos, no divagan nada como otros de otras sagas (ejem, Call Of Duty…).

 

1437703651-1-doom-quakecon-2015

 

El punto más destacable y novedoso de la jugabilidad en este modo es la inclusión de mecánicas modernas y muy dinámicas como las ejecuciones o remates a los demonios. Depende de qué tipo de demonios sean tienes que dispararles más o menos veces para debilitarlos y que se queden aturdidos, para luego poder rematarles de una forma muy impactante y brutal. Y ojo, para quién tenga una sensibilidad muy ostensiblemente alta le puede dar algo al verlas con la casquería y el gore que sueltan. Porque vamos, nuestro marine protagonista no se corta un pelo. Para muestra, un botón:

 

 

Si nos pusiésemos a enumerar los diferentes tipos de barbaries y fechorías cometidas contra los demonios mediante estas ejecuciones, vamos, el compendio de todos los poemas escritos del mundo se quedaría muy, muy corto. Entre estas placenteras barbaridades cometidas, hay una por ejemplo en que le arrancas una extremidad a un demonio y le partes la cabeza de un leñazo con ella como si fuese un bate de béisbol (alucinante), o otra que directamente a uno de los demonios más grandes como los Pinky o los Cacodemonios,  le agarras y le partes la mandíbula de lado a lado, le hundes los ojos en sus cuencas o le abres la cabeza con las manos desnudas. Es muy, muy alucinante hacerlo. Y te deja con un hormigueo de placer… demasiado genial para ser cierto.

 

2758454-screenshot2015-06-14at11.37.43pm

 

Y no es sólo por pintar “bonito” esto de las ejecuciones. Esta mecánica está pensada para que se realice casi constantemente, porque si hacemos ejecuciones, los enemigos siempre te sueltan una cantidad pequeña de salud para reponernos. Y bueno, si ya consideramos las innumerables y sangrientas ejecuciones con la bendita y ronroneante motosierra, partiéndoles en mil pedazos (ohhhh, que maravillaaa…), tienes posibilidades de que te suelten una cantidad considerable de munición para nuestras armas. Se incentiva mucho con que el jugador se arriesgue con este tira y afloja, y vaya a saco todo el tiempo para hacer ejecuciones, que además en dificultades altas se agradece porque nos facilitan muchísimo las cosas.

 

Glorioso y sublime al mismo tiempo, ohhh…

 

 

Tenemos también, al igual que en anteriores Wolfenstein y Doom, muchísimos coleccionables y secretos para conseguir, por ejemplo, muñecos de acción del marine protagonista con la musiquita de los Doom clásicos, demonios de peluche o incluso puedes desbloquear y rejugar niveles clásicos del Doom y el Doom 2, de una manera similar como en Wolfenstein: The New Order, que curiosamiente, si te dormías en un colchón que te encontrabas por ahí, soñabas que estabas en los primeros niveles del Wolfenstein 3D original, con sus nazis y pasillos hechos de píxeles, la melodía original y ese tipo de cosas. Es un homenaje a los clásicos y que trae mucha nostalgia, y me alegra que en este nuevo Doom hayan hecho esto de nuevo con los niveles del primer y el segundo Doom.

 

 

La campaña, en resumen, es uno de los puntos más fuertes y determinantes de este nuevo Doom. Os recomiendo pasar por este modo al menos si llegáis a tener este título en vuestras manos, de verdad, no saldréis para nada decepcionados, tanto para gente que se suba al carro con esta nueva entrega de la saga como a los más curtidos y veteranos del lugar.

 

doomscreen

 

Sin embargo, llegamos al punto más crítico de esta review, ya que nos toca hablar sobre el modo multijugador. Es algo inconcebible el pensar que un título de la vieja escuela como Doom pueda fallar en este apartado online. Y lo cierto es que el multijugador, hay que decirlo, es un desastre total e infumable. Tenemos varios modos típicos, como captura de banderas, partidas a muerte, tanto individual como por equipos, y la posibilidad de llegar a controlar a los enemigos demonios de la campaña como los Revenants o los Ciberdemonios por unos instantes, y realizar también las ejecuciones que tan bonitas y resultonas quedan en el modo campaña. El problema grave reside en el completo y molesto desequilibrio en el arsenal de armas que disponemos, no suponiendo ningún tipo de aliciente el llevar un arma diferente en poder a la escopeta de dos cañones o el lanzacohetes, ya que son las armas más terriblemente descompensadas en poder, y también la inclusión de un sistema de clases a escoger para nuestro marine, totalmente innecesario y poco útil en un juego con una fórmula tan directa.

 

 

 

Esto, sumado a que en algunas versiones, como la de Xbox One y la de PC, este modo tenga cortes de latencia y bajones de frames por segundo frecuentemente, y que el matchmaking o búsqueda de partidas sea atroz, llegando a tardar a veces más de 6 minutos de reloj en encontrar partidas; hace que el multijugador sea un modo con el que se desluzca un poco lo bueno que tiene este shooter en primera persona. Se debería de obviar el hecho de dejar a un lado este modo y pasar tanto a Snapmap como a la campaña directamente. Saldréis ganando, os lo aseguro.

 

ROJO, ÁRIDO E INVADIDO

 

En cuanto al apartado técnico del juego, nos encontramos con una optimización increíble en cuanto a motor gráfico, con el debut del idTech 6, todo un portento, que nos hace introducirnos en ambientes axfixiantes, pasillos llenos de muerte y destrucción, cabinas y estructuras futuristas muy conseguidas, y paisajes infernales como nunca antes se podrían haber visto en la saga. Simplemente, sublime. Todo esto, sumado con el sonido, uno ambiental en que se entremezclan la música más cañera y motivadora (de la que hablaremos a continuación), el crujir de tus pasos y el quejido y los gritos de los demonios… Es un tañido de sensaciones muy conmovedor, y a su vez, una enorme delicia el experimentarlo.

 

 

 

CANTOS DE DEMONIO AL DORMIRME

 

Habiendo hablado ya del apartado jugable y técnico del juego, no podemos dejar de hacer una mención especial aparte a su brutal e imponente banda sonora, compuesta para la ocasión por el australiano por autonomasia, Mick Gordon, el mismo que compusó la BSO del Wolfenstein: The New Order y su precuela The Old Blood. Es una pedazo de maravilla, encaja muy bien con el juego, con un estilo metalero muy cañero con toques electrónicos, con trazos distorsionados mezclando una esencia tecnológica con cantos y sonidos algo satánicos en algunos temas. Si no habéis escuchado la banda sonora tanto de este nuevo Doom como del The New Order, en serio, escuchadla, es increíble, este compositor australiano tiene muchísimo talento.

 

Aquí tenéis unos cuantos vídeos, dos con una entrevista a Mick explicando la estructura y la composición de los temas del juego, muy interesantes para aquellos que quieran saber más sobre los entresijos de la música para videojuegos, y el resto son algunos de los temas más destacables de este nuevo Doom, con el toque maestro de este compositor (Mis preferidos de entre todos estos temas son “BFG Division“, “Ultraviolence” y “Rip & Tear“, magníficos.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También, aparte, compuso la música del juego de lucha de Microsoft Studios y Iron Galaxy para Xbox One, Killer Instinct, en sus dos primeras temporadas de contenido. Ahí hizo unos pedazo de temas, increíbles, que si leéis la review que le dediqué a este juego de lucha. podréis escuchar al final de la misma los más destacados. Os dejo aquí el enlace:

 

 

CONCLUSIÓN

 

Este nuevo Doom es lo que todos los fans de esta saga pedíamos, una vuelta al clásico, y se nota que sus desarrolladores, id Software y Bethesda han cuidado hasta el último detalle de títulos anteriores, le han dado una mejora gráfica acorde a hoy en día y añaden además mecánicas modernas (entre ellas, la inclusión de remates o ejecuciones cuerpo a cuerpo, algo sublime), al igual que hicieron con el excelente Wolfenstein: The New Order en 2014 y su dlc-precuela, Wolfenstein: The Old Blood, el año pasado, un lavado de cara genial para esta saga mata-nazis. Con Doom no ha sido menos. Ha sido desarrollado con mucho mimo y de forma excelente, haciendo que se vuelvan a tener muchas ganas de matar y reventar demonios mientras caminas por Marte. Es una sensación muy liberadora, que no podéis dejar pasar sin arrepentiros ni un sólo momento si queréis jugar a este pedazo de shooter de la vieja escuela, al menos en su espectacular modo campaña de un jugador, uno de los que mejor impregnan esa esencia demoníaca, brutal y frenética que le caracteriza a la saga desde sus tiernos inicios en los años 90.

 

¡Nos vemos! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las noticias del mundo de los videojuegos.

9.0

Pros

  • Un retorno a lo grande de la saga Doom por todo lo alto en el modo campaña de un jugador. Esencia de shooter de la vieja escuela asegurada.
  • La inclusión de mecánicas modernas como el uso de ejecuciones o remates a los enemigos es un punto muy a favor, tanto jugable como estético.
  • Un apartado sonoro, tanto en ambiente como en banda sonora, increíble y muy inmersivo para el jugador. Matar demonios nunca fue tan estimulante.
  • El modo de edición de mapas y niveles Snapmap, un añadido curioso y muy completo, que puede dar muchas posibilidades para alargar la experiencia de juego.

Contras

  • Modo multijugador muy limitado en modos, con un desquilibrio en poder de armas muy palpable, y poco atrayente y determinante. Sin duda, el punto más flojo de este nuevo Doom.
  • Gráficamente, aún luciendo a muy buen nivel y optimizado con id Tech 6, en el modo multijugador podemos tener problemas de rendimiento, con cortes de latencia gráfica frecuentes.
Actualidad del videojuego., Actualidad y cultura del mundo del videojuego, Análisis de videojuegos retro y actuales, años 60, B.J. Blazkowicz, BFG, BFG 9000, Big Fucking Gun, Bio Force Gun, Bioshock, Blazkowicz, BSO, Caballero del Infierno, Cacodemon, Cacodemonio, Ciberdemonio, comunidad game on, Cultura del videojuego, cultura y opinión, Cyberdemon, demonios, Doom, Doom 2: Hell On Earth, Doom 3, Doomguy, el programa de radio sobre videojuegos antigüos, El programa radiofónico con la mejor actualidad y cultura del mundo del videojuego, Fighting Game, First Person Shooter, Forge, Formación Gamer, fps, Game, game on, gameon, Gameoneros, Gamers, Gargos, guillermo velasco, Halo, Hell, id, id Software, idTech 6, Infierno, Jaime Martínez Barahona, Jefe Maestro, Killer, Killer Cuts, Killer Instinct, Killer Instinct 2, Killer Instinct Gold, Lucha, luis urueña, Marine, Marte, Master Chief, Maya, Mick Gordon, Microsoft, Motosierra, Musica Gamer, Nazi, nazis, Noticias actuales de videojuegos, Noticias de videojuegos, Ofertas de navidad, Ofertas en videojuegos, Pinky, Pinky demon, planeta rojo, Play, PlayStation 4, podcast, Podcasts de radio online sobre videojuegos y su cultura, postapocalíptico, primeras impresiones, Programa de Radio de Videojuegos en Game On, Programa de radio online y en FM sobre videojuegos con noticias, PS4, puzzles, Radio de videojuegos, radio game on, Radio Gamer, Radio online, Return to Castle Wolfenstein, Revenant, review, Sadira, shooter, Snapmap, survival horror, UAC, Union Aerospace Corporation, Video game, Videogame, Videogames, Videojuego, videojuegos, Videojuegos actuales, Videojuegos Españoles, Web especializada en videojuegos y en noticias de actualidad gamer, Windows 10, Wolfenstein, Wolfenstein 2009, Wolfenstein 3D, Wolfenstein: The New Order, Wolfenstein: The Old Blood, Xbox One
Author Luis Urueña
Published
Categories Review
Views 540

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías