¡Hola, muy buenas gameoneros! En esta calurosa y brillante semana tenemos una nueva review que mostraros sobre un juego de PC que ha dado mucho de que hablar dentro de la Estrategia en tiempo real y de gestión. La nueva entrega de la veterana saga Total War de los talentosos desarrolladores The Creative Assembly (famosos por crear recientemente también Alien Isolation, una genial adaptación en forma de Survival Horror de la saga de películas Alien)da un paso en firme hacia el trasfondo y la épica fantástica del universo del juego de mesa de batallas con miniaturas Warhammer Fantasy de la empresa británica Games Workshop. Total War: Warhammer es una apuesta de este estudio por traernos su buen saber hacer con sus anteriores títulos históricos como Shogun 1 y 2: Total War, Attila: Total War o Medieval 1 y 2: Total War, combinándolo con este enorme y rico universo de fantasía y magia para darnos el mejor juego de toda la saga Total War con diferencia. ¿No me creéis? ¡Entonces dejémonos de titubeos y pasemos a analizar este videojuego!

LA GUERRA TOTAL, ABIERTA EN MÚLTIPLES FRENTES

Antes de adentrarnos en lo que nos ofrece este nuevo título de Total War, hablemos sobre los conceptos básicos y generales que todo el mundo debe saber y conocer a la hora de ponernos a jugar con estos títulos de estrategia.

Total War es una franquicia de estrategia en tiempo real con toques tácticos y de gestión por turnos. Su debut fue dado en el año 2000, con Shogun: Total War, situado en un marco histórico en Japón durante el período feudal Sengoku (Siglos XV al XVII, un período muy cruento en plena guerra civil). Los jugadores adoptarán el liderazgo de uno de los clanes feudales japoneses de la época e intentarán conquistar la nación y reclamar su posición como Shogun, señor de la guerra y comandante de los ejércitos del emperador.

SHOGUN

Para ello, el aspecto de gestión basado en turnos del juego se centra en el mapa de las islas de Japón al completo, donde el reclutamiento de fuerzas militares, la influencia que ejerzamos a través de la religión en la población, los pactos y tratados diplomáticos entre diferentes facciones enemigas u aliadas, el espionaje mediante el envío de agentes encubiertos a las filas enemigas y la generación de una economía fuerte y productiva influyen en las acciones del jugador, mientras que las batallas se libran en encuentros frente a frente en tiempo real, donde tendremos que utilizar diferentes tácticas dependiendo del terreno del mapa, de los tipos de tropa del enemigo y su forma de luchar, para conseguir la ansiada victoria.

TotalWar_Warhammer_comparisons
En el caso de Shogun: Total War, muchas de las tácticas del libro “El arte de la guerra de Sun Tzu” son utilizadas, tanto por el jugador como por la propia inteligencia artificial del juego, y son una máxima que se seguiría posteriormente, aunque en menor medida, en posteriores títulos de la saga como Rome 1 y 2, Medieval 1 y 2, Empire, Napoleon, Shogun 2 y Attila, ya que esto haría que los comportamientos de los ejércitos, independientemente del marco histórico y tecnológico, tuviesen unos comportamientos más orgánicos y naturales a la hora de reflejar la crudeza y la brutalidad de los combates en tiempo real de forma jugable.   Aquí, en Total War: Warhammer, trasladamos además de todo lo ya visto en anteriores títulos de Total War, la estrategia con unidades monstruosas, máquinas con clara influencia “Steampunk” como las de El Imperio o los Enanos, monturas y unidades voladoras como dragones o grifos, y los poderes de los Saberes de la magia, todo ello extraído y adaptado de una forma magistral a Total War, combinando ese toque fantástico al realismo en las batallas.

Esto, en resumen, es lo que podríamos ver de aquí en adelante en las demás entregas de la saga, que además de permitirnos jugar en diferentes momentos de los conflictos en la historia de la humanidad, añaden claro está refinamientos y novedades en las mecánicas, sobre todo en el movimiento y la posición de la cámara respecto a la acción, que ha dado a mucha personalización y dinamismo en cuanto a la percepción del jugador de las batallas; así como mejoras en la interfaz, nuevos modos y tácticas… Y un sinfín de múltiples mejoras que han ido poco a poco evolucionando y perfeccionando hasta el día de hoy, con Total War: Warhammer.

EL VIEJO MUNDO NO SE HA PARADO NI UN MOMENTO

Ya entrando en materia, muchos  se preguntarán: ¿Cuál es esa historia o trasfondo de este juego de la saga Total War que hace que sea tan importante y aclamado? Y cierto, para aquellos que no estén muy familiarizados, o directamente, no conozcan el universo fantástico, épico y oscuro de Warhammer, se quedarán como estaban al ver que es todo esto de Imperiales con tanques de vapor, orcos y goblins hablando chistosamente como brutos paletos con ceceo y sobre un tal “¡¡Waaagh!!” y esas cosas, vampiros con títulos de conde que levantan zombis y esqueletos de sus tumbas, y gente poseída por demonios prodecentes de un lugar llamado Reino del Caos… etcétera.
Si, no lo niego, al principio todo esto os sonará a chino cantonés o mandarín, pero ahora con este resumen que os haré de la historia general de este universo (que sinceramente, junto con su homólogo futurista, Warhammer 40.000, es de mis universos preferidos de ficción desde que coleccionaba y pintaba estas dichosas figuras…), así como la muestra de los trailers que han salido sobre las facciones del juego, tendréis una ligera idea de por dónde van los tiros en la historia de este Total War. ¡Vamos allá!

Esta es una época oscura, una época de demonios y de brujería. Es una época de batallas y muerte, y del fin del mundo como lo conocemos. En medio de todo el fuego, las llamas y la furia, también es una época de poderosos héroes, de osadas hazañas y de grandiosa valentía.

En el corazón del Viejo Mundo se extiende el Imperio, la más grande y poderosa nación humana existente. Conocido por sus maestros ingenieros, expertos en crear artefactos mecánicos y tecnológicos como cañones y tanques de vapor, hechiceros de todos los saberes mágicos, comerciantes y soldados profesionales, es un territorio de grandes montañas, caudalosos ríos, oscuros bosques y enormes poblaciones y ciudades estado. Y desde su trono de Altdorf reina el emperador Karl Franz, sagrado descendiente del fundador de estos territorios, el considerado como dios Sigmar Heldenhammer, portador del martillo de guerra mágico Ghal Maraz. Si, de este arma legendaria proviene el nombre del juego de mesa, Warhammer. ¿Veís como todo iba a cobrar sentido? Sigamos pues.

Pero estos tiempos están lejos de ser civilizados. Por todo lo largo y ancho del Viejo Mundo, desde los feudales y góticos palacios de Bretonia, una de las naciones aliadas del Imperio, famosa por sus poderosas órdenes de caballeros de élite, hasta los territorios de Ulthuan, habitados por los Altos Elfos, resuena el estruendo de la guerra. En las gigantescas Montañas del Fin del Mundo, las tribus de Orcos y goblins pielesverdes se reúnen para llevar a cabo un nuevo ataque contra los enanos y otras razas a las que quieran saquear. Corren rumores de que los hombres rata, los Skavens, emergen de cloacas y pantanos por todo el territorio, y de que los antaño condes de la región de Ostermark, ahora convertidos en Condes Vampiros, están usando sus poderes nigrománticos para levantar a los muertos de sus tumbas para invadir el Imperio. Y, procedentes de los salvajes territorios de Norsca, persiste la siempre presente amenaza del Caos (una de las facciones más populares y queridas por los fans), demonios, criaturas y humanos bárbaros corrompidos por los inmundos poderes de los cuatro Dioses Oscuros: Khorne (el dios de la sangre y el odio), Slaanesh (dios de la lujuria y los deseos carnales), Tzeentch (dios de la mutación y el cambio en el universo) y Nurgle (dios de la plaga y las enfermedades). A medida que el momento de la batalla se aproxima, el Imperio necesita héroes como nunca antes, ya que el Caos y sus legiones amenazan con destruir el mundo, y debemos evitarlo a toda costa… o unirnos a él.

Este es un resumen bastante grande del extenso trasfondo de Warhammer. Si estáis interesados en saber más y profundizar (ya que si me pusiese a hacerlo aquí, me matarían con la mirada directamente…), os dejo aquí un enlace con la wikia o enciclopedia sobre el Viejo Mundo y todo lo que concierne a este juego de miniaturas de Games Workshop en el que se basa este juego de estrategia.

http://es.warhammerfantasy.wikia.com/wiki/Biblioteca_del_Viejo_Mundo

Dentro de las 6 facciones que podremos controlar en total en los diferentes modos del juego (una de ellas, Bretonia, es exclusiva de momento para el modo multijugador, a la espera queda de que salga en un futuro también en el modo campaña), contamos con el Imperio, los enanos, los pielesverdes (orcos y goblins), los condes vampiro y los guerreros del Caos, siendo estos últimos introducidos en forma de DLC pre-reserva, y algo que no ha hecho demasiada gracia a aquellos que esperaban que estuviesen incluídos desde el principio en el juego base. Es entendible en cierto modo que The Creative Assembly quisiese obtener más reservas y ventas poniendo a esta facción como un incentivo anticipado, pero aún así, como siempre intento decir (ya lo dije antes por ejemplo, en la review de Killer Instinct…), esto son malas prácticas y no queda bien hacer esto para una potencial comunidad de jugadores que vaya a comprar tu juego. Aunque, bueno, viendo como están los tiempos últimamente con estos temas, hay veces que no se sabe qué decir según qué casos. En fin, mi opinión queda dicha.

Cada una de estas facciones cuenta con diferentes unidades, tácticas, mecánicas jugables y tecnología disponibles en la campaña y en las batallas multijugador, todos acordes al trasfondo que he introducido procedente del juego de mesa, y con la posibilidad de poder manejar a héroes legendarios como el emperador Karl Franz (un líder nato que puede designar cargos políticos a sus allegados y formar alianzas fácilmente), el Kaudillo Orco, Grimgor Piel’ierro (si, lo sé, yo no tengo la culpa de que los pielesverdes escriban como paletos con faltas de ortografía… Aunque he de reconocer que con sus oleadas o “¡¡Waaagh!!” que lanzan son de las facciones más devastadoras del juego), el señor enano Thorgrim Custodio de Agravios (un tipo muy testarudo si queréis hacer pactos o alianzas con él en la campaña), el elegido del Caos, Archaón (un héroe muy popular en el juego de mesa, y que aquí no desmerece nada tampoco en poder, un bicharraco de proporciones enormes), o el Conde Mannfred Von Carstein, un poderoso señor vampiro. Estos héroes legendarios podrán mejorarse y subir de nivel como si de un RPG se tratase para obtener nuevas ventajas u habilidades beneficiosas en el combate, en la diplomacia o incluso en la economía y añadírselas a los ejércitos que tengamos creados en nuestra facción, añadiendo un componente de progresión y de elección muy acertado, que hace que estos personajes ganen un papel importante dentro de este modo de juego.




En el modo campaña, tenemos como objetivo, independientemente de cada facción, el dominio de unos territorios determinados por turnos, que tendremos que, como en todo Total War que se precie, conquistar con nuestras fuerzas mediante batallas en tiempo real con nuestros ejércitos de unidades creadas para la ocasión (aquí es donde se luce enormemente el apartado técnico y sonoro del juego, ya lo explicaré más adelante…), y gestionar su economía, población, la diplomacia con otras facciones por el control del mapa, la corrupción que podamos recibir de los vampiros y el poder del Caos… Todo ello hace que tengamos los ojos muy bien abiertos y en alerta para poder responder y llevarnos la victoria de forma airosa, ya que la IA dentro de este modo no nos lo pondrá nada fácil, teniendo que abrir muchos frentes en muy poco tiempo. Para ello, también podremos contar con la ayuda de héroes y agentes como magos, que podremos mejorar para utilizar su  potente arsenal mágico, un aspecto muy interesante y toda una novedad enorme para la saga Total War, y que es muy importante en determinadas batallas que libremos para tornar el equilibrio de la victoria hacia nuestro lado, y que medirá su eficacia dependiendo de como estén los Vientos de la Magia (una condición del clima que permite situar nubes de maná o poder mágico para alimentar los hechizos de nuestros magos), en la región en la que estemos luchando.

La duración de este modo depende enormemente de nuestras habilidades estratégicas y tácticas, pero si tenemos suerte o directamente somos unos ases librando batallas, se baraja en torno a unas 60 horas (si jugamos todas las 5 campañas disponibles con cada facción, se nos puede disparar en torno a 200 o 300 horas de juego nada desdeñables). En pocas palabras, y sin dudarlo,  es uno de los mejores modos a los que jugar si queremos exprimir al máximo todas la posibilidades que se nos ofrecen , ya que podemos además jugarlo en cooperativo con ayuda de un amigo que tenga incluso el control de otro ejército. Algo maravilloso, ya que podremos utilizar las ventajas u habilidades que posea el héroe legendario de nuestro colega al pertenecer a otro ejército o raza distinta a la nuestra. Por ejemplo, si nosotros jugamos la campaña con el Imperio, y nuestro amigo juega con los Condes Vampiro, su bonificación de moral nos es beneficiada de inmediato, ya que el nivel de moral del Imperio contra unidades de monstruos, al ser un ejército humano, es muy bajo, y sus unidades suelen salir huyendo de la batalla.

TW_Warhammer_pre-order_bonus[1].png (1920×1080)

Ya que hablamos de niveles de moral, hay que destacar un error importante dentro del juego en cuanto a este aspecto, ya que, en general, el nivel de moral en cualquiera de los ejércitos jugables disponibles es muy, muy bajo. Con esto, quiero referirme a que, a la hora de enfrentarnos a cualquier tipo de enemigo normal (quitando que sean de gran tamaño, recalco esto, porque estos se consideran enemigos monstruosos, y no es el caso) como unidades de infantería especializadas que carguen frontalmente (algo muy normal en las batallas), la moral de las tropas cae instantáneamente, y huyen, pero a su vez, al ser un nivel de moral muy bajo, se recupera de la misma forma, y por tanto vuelven al combate de nuevo. Esto, al pasar de forma continua, hace que nuestras unidades huyan y vuelvan casi todo el rato, dejando de controlarlas momentáneamente y teniendo el jugador una sensación de agobio innecesaria al no poder hacer nada en ese lapso de tiempo con dichas unidades. Esto, hay que decirlo, es un error que pasa en contadas ocasiones, aunque como siempre digo, hay que ser fieles a uno mismo y no dejar pasar las cosas, aunque sean nimiedades como esta, que ocurren una vez cada 10 o 15 batallas que tengamos en la campaña o en el multijugador.

En el modo de batallas multijugador, directamente pasamos a controlar uno de los 6 ejércitos que previamente tendremos que construir mediante unos puntos establecidos como límite (algo parecido al juego de mesa en el que se basa este Total War), y así, enfrentarnos cara a cara con un oponente u oponentes online. Este modo también puede jugarse en cooperativo, pudiendo estar hasta 6 jugadores por partida.

Como podéis ver finalmente, tenemos un apartado jugable muy completo y lleno de detalles para el más pintado fan, tanto de los Total War como de Warhammer Fantasy. No saldrá nadie decepcionado.

EL CAOS Y EL ORDEN SE MUESTRAN BELLOS Y MARCHITOS

En cuanto al apartado técnico, Total War: Warhammer presenta un motor gráfico muy solvente, muy bien optimizado y detallado en cuanto a las batallas en tiempo real, sin duda, el aspecto que más atrae en el juego, ya que aquí el sonido y los gráficos son acordes con lo visto en anteriores versiones antes de su salida oficial a la venta, con unos estándares de calidad que bien se han encargado los chicos de The Creative Assembly en darnos a relucir con mucho, mucho brillo y color por delante. Este juego, por cierto ha sido analizado en un PC de gama media-alta, con una tarjeta gráfica Nvidia GTX 560 Ti, 12GB de RAM y un procesador Intel Core i7-4790K  a 1080p de resolución, con calidad alta de texturas, a 60 fps estables.

Da gusto ver que este equipo de desarrollo se toma en serio las cosas, con un trato al usuario impecable (quitando la inclusión del DLC del Caos, que se puede perdonar, ya que lo han puesto gratuito para todo el mundo), que muchas compañías de hoy en día, (con perdón de CD Project Red con la saga The Witcher, que también es enorme con su trato al usuario) podrían aprender y dejar de realizar una mala práctica con los consumidores, que somos siempre los que tenemos que pagar el pato.

Podéis ver una comparativa gráfica en forma de vídeo, con las diferentes configuraciones disponibles dentro del juego, para que juzguéis por vuestra cuenta este apartado.

Para acabar este análisis/review con un gran sorpresón y un genial toque vanguardista, os dejo que deleitéis a continuación este pedazo de trailer en 360 grados del juego (sí, podréis girar con el cursor del ratón mientras se reproduce el vídeo y ver partes del trailer ocultas, es glorioso…), donde podréis contemplar la majuestuosidad gráfica y el detalle descrito anteriormente en las unidades del juego. No os defraudará. Lo juro por Sigmar todopoderoso, creedme.

CONCLUSIÓN

Los fans, tanto del juego de mesa como de los de la saga Total War, deberían de estar complacidos con este inmenso juegazo. The Creative Assembly ha puesto toda su batería de fogones a cocinar este apetitoso y suculento manjar que compone Total War: Warhammer. Es sin ir más lejos, la obra culmen de este estudio después de habernos traído unas experiencias jugables muy notorias y sobresalientes a lo largo de todos estos años con los demás títulos históricos de Total War, como Shogun 2, Medieval 2, Napoleon o Attila,  desarrollando a su vez una genial adaptación a videojuego de la historia de los héroes y los ejércitos de miniaturas pintadas de Warhammer Fantasy, que hacen que incluso brille y sea una delicia el poder ver tus figuras convertidas en algo digital y manejable, que cobren vida propia, librando sus épicas batallas. Mi más sincera enhorabuena a estos talentos valerosos, que han sabido aunar con gran esfuerzo un grandísimo videojuego de estrategia en tiempo real y de gestión, lleno de miles de horas de contenido, tanto en la campaña de un jugador o cooperativa con amigos, como en las batallas multijugador, donde tendremos que sacar a relucir nuestra habilidad táctica.

Según palabras de The Creative Assembly, están muy orgullosos de poder haber traído el juego de batallas fantásticas a nuestras pantallas, y que no dudarán en desarrollar más y mejor contenido para ampliar el juego base, con nuevas campañas, ejércitos y facciones (mi deseo es poder controlar a los Elfos Silvanos, a los Skavens, los Reinos Ogros, o incluso, puestos a pedir, a los Reyes Funerarios de Khemri, sería todo un sueño hecho realidad.), y mucho más; pensando incluso en realizar una trilogía de juegos de Total War: Warhammer en un futuro no muy lejano. Esperaremos todos estos nuevos contenidos con mucho entusiasmo y fervor jueguil, sin duda, ¡por el Emperador y por Sigmar! Y bueno, ¿por qué no? ¡Por los Dioses Oscuros y el Caos absoluto! No les enfademos…

¡Nos vemos! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las noticias del mundo de los videojuegos.

9.5

Pros

  • Una combinación perfecta entre la excelente jugabilidad de la saga Total War y el rico trasfondo del universo de Warhammer Fantasy, que hará las delicias de los más fans de ambas franquicias.
  • Sus modos principales, Campaña y Batallas Multijugador, muy bien realizados en la parte de las batallas en tiempo real y muy completos en la parte de gestión de recursos y territorios, con posibilidad de cooperar con otros jugadores, y que dan muchas horas de juego.
  • Un apartado técnico, tanto gráfico como sonoro muy detallado y optimizado al máximo, inmersivo en las espectaculares y brutales batallas y acorde al genial y extenso "lore" o trasfondo del universo de Warhammer Fantasy. ¡Por Sigmar!

Contras

  • En las batallas en tiempo real, hay errores en el nivel de moral de las unidades de nuestros ejércitos. Esto hace que baje de una manera descontrolada y que muchas veces en la batalla nuestras unidades huyan sin razón aparente.
  • La inclusión de facciones o ejércitos como el Caos en forma de DLC, pudiendo haber estado desde el comienzo dentro del juego base, es algo que no es muy considerado por parte de The Creative Assembly.
40000, 40k, Actualidad del videojuego., Actualidad y cultura del mundo del videojuego, Alien, Alien Isolation, Altos Elfos, Análisis de videojuegos retro y actuales, Archaón, Attila: Total War, bárbaros, Bretonia, Caos, Carstein, CD Project Red, comunidad game on, Condes Vampiro, Creative Assembly, Cultura del videojuego, cultura y opinión, demonios, Dioses Oscuros, diplomacía, economía, el programa de radio sobre videojuegos antigüos, El programa radiofónico con la mejor actualidad y cultura del mundo del videojuego, Elfos Silvanos, emperador, Enanos, Esqueletos, Fighting Game, Fin de los Tiempos, Formación Gamer, fps, Game, game on, gameon, Gameoneros, Gamers, Games, Games Workshop, goblins, Grimgor, Guerreros del Caos, Imperio, Japón, Karl Franz, Khorne, Killer Instinct, Killer Instinct 2, Killer Instinct Gold, Lucha, luis urueña, Mannfred Von Carstein, Medieval 2: Total War, Medieval: Total War, Microsoft, Napoleón, Noticias actuales de videojuegos, Noticias de videojuegos, Nurgle, Ofertas de navidad, Ofertas en videojuegos, Orcos, Orcos y goblins, Pielesverdes, podcast, Podcasts de radio online sobre videojuegos y su cultura, postapocalíptico, primeras impresiones, Programa de Radio de Videojuegos en Game On, Programa de radio online y en FM sobre videojuegos con noticias, puzzles, Radio de videojuegos, radio game on, Radio Gamer, Radio online, review, Ripley, Sega, Sengoku, Shogun, Shogun 2 : Total War, Skavens, Slaanesh, steam, Steampunk, survival horror, Tanque, territorio, The Creative Assembly, The Witcher, Thorgrim, Thorgrim Custodio de Agravios, Total War, Total War: Warhammer, Tzeentch, Vampiro, vampiros, Video game, Videogame, Videogames, Videojuego, videojuegos, Videojuegos actuales, Videojuegos Españoles, Waaagh!!, Warhammer, Warhammer 40000, Warhammer 40k, Warhammer Fantasy, Web especializada en videojuegos y en noticias de actualidad gamer, Workshop, Xenomorfo, zombie, zombies, zombis
Author Luis Urueña
Published
Categories Review
Views 636

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías