¡¡Muy buenas gameoneros!!

Mi idilio con Salt & Sanctuary comienza a mediados de abril del pasado año, cuando el hype inmenso de Dark Souls 3 provocaba desesperaión en los foros con cada mínima gota de información. Todos los fans estábamos completamente locos, la fecha de salida del título era como el día de tu boda… un día del que no te puedes olvidar.

La expectación por vivir la tortura que el bueno de Miyazaki nos tenía preparada no tenía límites. Durante aquellas semanas de víspera me dispuse a rejugar Dark Souls 2 con un amigo, con ello pretendíamos rememorar aventuras mientras nos preparábamos para lo que nos esperaba, que desde luego, no sería poco.

 

ds3-portada

 

Efectivamente fue un juego a la altura de la expectativa generada (89 en metacritic). El nuevo mundo que From Software nos traía, alardeaba de gráficos como nunca antes lo había hecho un Dark Souls, además, muchos de sus jefes finales nos obligaban a seguir mecánicas específicas para derrotarlos, algo con lo que se había experimentado pero en lo que no se hizo especial hincapié en anteriores entregas.

Con un ritmo más rápido y frenético (al estilo Bloodborne) y enfocando más la experiencia al modo online, From Software se coronaba como una compañía exitosa, y confirmaba también a su Saga Souls como una de las más legendarias del sector de los videojuegos.

Pero se acabó… Un día se acabó… Dark Souls 3 murió y había que jugar a otra cosa…

De la manera más inesperada se fue, pero igualmente de esa misma manera, un día volvió. Descubrí un juego, ya que un amigo me hablaba mucho de él, que había en PS4 Store, Salt & Sanctuary. Un juego de Ska Studios (creadores del genial Charlie Murder) que parecía ser un vástago nacido del vientre de Dark Souls, y sembrado por la jugabilidad de Castlevania. Desde luego pintaba bien eso de ver un “Dark Souls 2D“.

 

salt and sanctuary portada

 

Esta pequeña joya no solo me ayudó a superar aquella desolación al haber acabado Dark Souls 3, sino que, como fórmula propia, me ha dejado realmente fascinado y ha superado cualquier tipo de expectativa que tenía puesta sobre él. Es cierto que calca mecánicas de los títulos de From Software (hogueras, barras de estamina y vida, pactos, etc…) pero sus logros son muchísimo mayores que eso.

Salt & Sanctuary tiene una ESENCIA PROPIA y nos presenta un reto tan diferente que, realmente, me he visto en la tesitura de forzarme a meditar cada halago que promulgo hacia el último de los Souls, recordándome además que aquellos que buscamos retos buscamos una marca, un verdadero trofeo. Un logro tan grande que nos haga sentir tan duros como nos ha forjado el desafío que hemos completado.

 

caballero-del-puente

 

 

Alguno leyendo estas líneas puede pensar que me jacto de decir que Dark Souls 3 es fácil y no es un desafío, y no, no es fácil….pero tampoco sabría si elevarlo al escalón de desafío.

A mi entender, en esto de los videojuegos un DESAFÍO es aquel objetivo, meta o fin al que debemos llegar no sin atravesar mil y un obstáculos, los más duros quebraderos de cabeza y que suponga una exigencia importante a nuestra habilidad (mental o a los mandos). Sin ningún tipo de facilidades, solos tú y el videojuego.

Salt & Sanctuary se niega a hacerle más fácil la vida al jugador, y eso es admirable. Al igual que en aquella época en la que el advenimiento de Dark Souls (y anteriormente Demon Souls) supuso un cambio en la percepción de los juegos “difíciles” para la mayoría de la gente.

 

guardaespaldas

El hecho de invocar colegas de armas en los Souls siempre tuvo sus Pros y Contras, pero según se sucedieron las entregas, el invocar a un amigo podía facilitar (y mucho) gran cantidad de los retos y jefes que se nos tenían preparados de antemano.

Hablamos de situaciones en las que el enemigo nos supera en número o nos tiende una emboscada, Jefes finales fuertes en combate único pero débiles cuando se enfrentan a dos objetivos capaces de rodearle, hacerle “taunt” (llamar su atención) y que, obviamente, juntos hacen el doble de daño. Esto no sería problema si existiese una forma más fiable de equilibrar las tornas  que doblar la vida del enemigo, su ataque y punto.

La experiencia y el desafío se diluyen en cierta medida cuando eso pasa, cuando el juego nos permite sobrepasar sus obstáculos. Y a eso renuncia Salt And Sanctuary.

la-crew-de abusonesSería una sandez decir que esas facilidades que nos da Dark Souls son fruto de errores de diseño o equivocaciones de From Software, son más bien fruto del medio y de la propuesta que hace cada compañía.

Dark Souls es un juego 3D con escenarios llenos de posibilidades de movimiento y estrategias, lo cual, da una amplia gama de respuestas al desafío por parte de los jugadores.

Mientras que Salt & Sanctuary es un juego más artesano restringido por su propio concepto 2D en el que solo podremos movernos en dos direcciones, cosa que se agradece, ya que ayuda a los programadores a controlar mejor el espacio y como se mueven los jugadores dentro de él. No sé si llamarlo romántico incluso, pero es increíble ver que las limitaciones, a veces, impulsan a sacar lo mejor de los proyectos.

Cabe a recalcar que en Ska Studios tiran del mapa como personaje secundario, ofreciendo zonas muy distintas entre sí tanto en el arte de los escenarios (sencillamente BRUTAL) como en el de las aberraciones que los habitan. El diseño, sus atajos, sus secretos y demás devuelven aquel sabor que Lordran nos había dejado; todo atado y con sentido.

Ese espíritu se ha perdido en los Souls, pese a ser los creadores de uno de los mapas más brillantes de la historia de los videojuegos el drama de caminar ha sido sustituido por viajar entre hogueras y esos momentos iniciales en los que uno se debería sentir perdido han sido reducidos a un pasillo guiado del cual solo saldrás cuando estés debidamente preparado..pero qué le vamos hacer, ahora hasta mi primo pequeño sabe lo que es Dark Souls…y tiene que poder jugarlo.

 

A lo que quiero llegar con toda esta reflexión es que hay que dejarse sorprender. Hoy en día hay un mercado indie inmenso, lleno de desarrolladores que a falta de recursos tiran de imaginación. Hay juegos para dar y tomar, mejores y peores, pero quien busca un reto lo puedo encontrar; y de encontrarlo y superarlo puede ser que cambie nuestra perspectiva a la hora de valorar anteriores desafíos. Yo, desde luego, he encontrado la horma de mi zapato en este Salt And Sanctuary.

Para terminar solo decir que aunque en un inicio el juego fue publicado en PS Store para PS4 y PS Vita, hace unos cuántos meses también se ha sumado al catálogo de Steam, viendo la luz también en PC. Aquí podéis echar un vistazo al trailer en su versión de Playstation:

 

 

Published
Views 336

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías