logo_goldensun

 

 

* Plataforma: Game Boy Advance

* Género: RPG

*Desarrolladora: Camelot Software Planning

*Fecha de salida: 22 de Febrero de 2002 (Europa)

 

 

Invierno de 2002. Una época confusa para muchos: la mayoría de europeos todavía andábamos de cabeza con aquello del cambio de nuestras divisas nacionales a la moneda común. Sin embargo, desde el punto de vista de los videojuegos será recordado con mucho cariño por la salida en nuestro continente de un excelente RPG: Golden Sun. La primera parte de una exitosa franquicia que, hasta el día que se escribe este artículo, tiene la singularidad de no haber dado el “salto natural” a las consolas de sobremesa. Cosa que, sin duda, lo hace todavía más especial.

 

Hablar de Golden Sun es hablar de Camelot Software Planning, una second-party de Nintendo especializada en el desarrollo de las licencias deportivas menos mediáticas de la compañía como Mario Golf o Mario Tennis. Durante la década de los 90 la desarrolladora también publicó una saga de RPG llamada Shining Force para los sistemas de Sega, con lo que aprendieron y sentaron unas bases jugables que luego aplicarían en su obra más reconocida a nivel mundial.

 

Antes de entrar en materia, me gustaría hacer un pequeño inciso y comentar el primer contacto que tuvimos los jugadores con esta producción: su anuncio de televisión:

 

 

Un anuncio que, desde mi punto de vista y el de muchos otros jugadores, no desprende ni la esencia ni el tono de Golden Sun. ¿Un fallo de marketing que repercutió a las ventas del producto? No en este caso, gracias al apoyo de la compañía nipona y las buenas críticas que recibió en el país del sol naciente.

El videojuego que hoy nos ocupa nos presenta una historia con muchos de los elementos característicos del género: un mundo al borde de la destrucción, un grupo protagonista que se va formando a lo largo de la aventura y una titánica misión a llevar a cabo. De esta manera conocemos a Hans, Garret, Iván y Mia; una especie de humanos con “poderes elementales” de tierra, fuego, viento y agua respectivamente. Este variopinto cuarteto deberá evitar que los dos antagonistas principales del videojuego enciendan los cuatro faros elementales, lo que desbloquearía un poder supremo llamado Alquimia y que fue sellado por los propios humanos tiempo ha debido a las disputas que generaba entre ellos.

 

 

Probablemente estos dos villanos no tengan, desde el punto de vista narrativo, la suficiente fuerza como para suponer una amenaza de gran magnitud, pero no os preocupéis por ello, porque Camelot dibuja una historia de intrigas, pasados ocultos y desarrollo de personajes muy interesante. Tampoco podemos entender esta obra sin su sucesora llamada Golden Sun: La Edad Perdida (2003), que continúa la historia justo donde la acabamos y nos lleva al apoteósico clímax final donde todo es revelado. No quiero entrar en más detalles de la historia para no fastidiarle la experiencia a nadie (¿a qué esperáis a jugarlo?), pero sí que me gustaría aportar que la desarrolladora hizo un esfuerzo por ofrecer una trama elaborada y que nada tiene que envidiar a grandes títulos de consolas domésticas; bebiendo un poco de cada una de las diferentes civilizaciones de la historia del ser humano, desde los egipcios (la invocación Ramsés), los pueblos nórdicos (Odín) o la cultura amerindia (Aldea Chamán) por citar algunos.

 

 

Pero, ¿qué es lo que hace diferente a este juego del resto de RPGs del mercado? Dos cosas: la Psinergia y los Djinn. Hablamos de Psinergia al referirnos a esos “poderes elementales” de cada uno de sus protagonistas, y que funcionan como una mecánica jugable diferenciada no sólo en el combate sino también a la hora de resolver puzzles y superar mazmorras. De esta manera Mia podrá usar la Psinergia Hielo para transformar un charco en una columna helada y Hans podrá usar Mover para desplazar ese bloque donde lo necesitemos. La combinación y el aprendizaje de estas magias no es algo que se adquiera al subir de nivel, si no que tendremos que apañárnoslas para atrapar a ciertas criaturas y que nos cedan amablemente su poder.

 

djinn_gs
De izquierda a derecha: Djinn de tierra, agua, fuego y viento

 

Y estos amistosos seres coleccionables no son otros que los Djinn. Con 28 en total, siete por cada elemento, deberemos explorar todo el mapamundi para dar con ellos y atraparlos (hay que ver lo escurridizos que eran). Los Djinn podían estar en tres estados: Asignado, Preparado o en Recuperación. Así pues, al asignarlo a cualquiera de nuestros personajes nos ofrecían una subida de características, tanto en combate como fuera de él, un cambio de clase y desbloqueaban diferentes Psinergias. En el estado Preparado podíamos usarlos con el fin de realizar invocaciones para, una vez empleados, dejarlos descansar unos turnos en estado de Recuperación. Un sistema pensado para combinar y adaptar las características del jugador a su estilo de juego, pero que en ocasiones quedaba embrutecido por la poca diferenciación entre algunas clases o las magias poco provechosas que nos podían ofrecer en combate.

 

En el apartado del combate, cabe destacar el loable trabajo realizado tanto en el dinamismo de las batallas como el desarrollo gráfico, a base de sprites animados que daban la impresión de “pseudo-3D”.

 

 

Todo sea dicho, este aspecto gráfico encuentra su punto flaco en el mapamundi del juego. Donde, a causa del punto de vista, nos ofrece unas localizaciones un tanto pixeladas y que pueden resultar aberrantes en ciertos casos.

 

Como todo buen referente del género que se precie, Golden Sun cuenta también con una banda sonora excelente, compuesta por el maestro Motoi Sakuraba (conocido últimamente por su aportación a la BSO de la saga Souls). Si antes hemos dicho que el juego contaba con referencias a diversas culturas del ser humano, es en el apartado sonoro donde se refuerza este concepto, aportando a cada zona jugable un tema específico que ayuda sobremanera a la inmersión del usuario. Podemos encontrar desde el tema frenético y épico para las luchas contra los jefes, hasta música tribal africana para ambientar cierta localización o temas mucho más orquestales para los momentos dramáticos que exprimen al máximo el potencial de la consola. Mención aparte para los efectos sonoros, rallando también un gran nivel. Aquí el tema que encontramos en los créditos de inicio, y en una de las mazmorras, “Venus Lighthouse”.

 

 

Unidos todos los elementos, sólo cabía esperar que la obra fuese un éxito de ventas y críticas ¡Y vaya que si lo fue! Convirtiéndose no solo en un referente del RPG para la Game Boy Advance, si no a nivel general, colocándose entre Los 100 mejores juegos de la Historia en una lista elaborada por IGN. También obtuvo notas como un 91/100 en Metacritic o un 34/40 en la revista nipona Famitsu. Toda una gran sorpresa para Nintendo que, contra los deseos de muchos de nosotros, no ha tenido a bien seguir explotando de forma masiva. Como hemos dicho anteriormente, sí que hay una secuela que, aunque continuista, está al mismo nivel que el juego del que hablamos hoy. Tuvo que pasar casi una década para que Nintendo diera luz verde a una nueva entrega llamada Golden Sun: Oscuro Amanecer (2010), que optó por un tono mucho más infantil y no fue capaz de satisfacer a los jugadores del original. Sin embargo, siempre resulta interesante conocer cómo son las vidas de nuestros queridos personajes de antaño 30 años después de su periplo.

 

hans_gs
Hans en GS: OA. Parece que el tío se conserva bien…

 

En definitiva, Camelot nos trajo una obra que quedará en la memoria de todos aquellos que lo jugamos en su día– y si actualmente estáis interesados en probarlo acudid a la consola virtual de Wii U-, 30 horas de una historia absorbente, combates por turnos hasta la saciedad y, ante todo, diversión. Dejaos llevar de la mano de Hans y explorad el vasto mapa de Weyard, descubrid todos sus recónditos lugares, empapaos de su gente y su cultura, eliminad a todo ser maligno de la faz del universo y dejaos radiar por el Sol Dorado. Os aseguro que la experiencia vale la pena.

Author MGarri
Published
Views 156

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías