red-dead-redemption-2-reveal

 

Vale, es cierto, todos estamos muy emocionados con el Red Dead Redemption 2. Desde el anterior E3 y para algunos utópicos desde hace dos incluso, el nuevo western de Rockstar ha sido un ferviente deseo que anhelábamos desde el trágico a la par que poético final del último Red Dead. Sin embargo y por muy emocionante que sea, habría preferido que no lo anunciaran. Me explicaré.

 

De un tiempo a esta parte y con el desarrollo de Internet y las redes, el mundo se ha globalizado y se ha unido por completo, hasta tal punto que podemos saber qué pasa en el otro extremo del globo un minuto después de que haya ocurrido. Pero al igual que todo este mundo interconectado tiene un anverso, también tiene un reverso, y este sólo lo llevaré al campo de los videojuegos, pero creo que se puede ver en todos los aspectos (especialmente el cine), veréis.

 

 

Para las personas a las que su saga favorita no sea Call Of Duty. ¿Os acordáis cuando ibais a un videoclub y veíais el póster de un juego que iba a salir en un mes, preguntabais al dependiente y simplemente os decía su género y que iba a ser “la caña”? Vuestra mente de chaval daba vueltas y soñaba, de manera exacta, con las cosas que le brindaría dicho juego, lo que podría hacer con él y las memorables tardes de Coca Cola marca Día y patatas que nos daría. Ahí fue cuando, sin siquiera saberlo, descubrí el sentimiento de la expectación o “hype”, para que lo entendáis mejor. Recuerdo con anhelo esos días en los que el videojuego superaba las expectativas del jugador, sin necesidad de teaser del teaser, 2º teaser de otro teaser, un gameplay de 10 minutos y 5 tráilers cinemáticos.

 

Hoy día la cosa cambia. No sólo ese joven chaval ha crecido y se ha curtido a base de pesetas y euros gastados y mandos rotos del uso, también ha crecido la comunidad, y para más inri apareció Internet, un lugar en el que puedes mirar de qué trata Grim Fandango o ver gameplays con el fin de autoconvencerte y buscar la aprobación de los demás “gamers” para equipararte a estos frikis (término el cual antes no estaba de moda y tenía una connotación negativa) que tanto han sufrido por pasar de nivel en el Ghost & Goblins diciendo que tu también has pasado por lo mismo.

 

 

Con Internet y el tiempo también han cambiado los videojuegos y la forma de hacerlos. La mayoría de empresas, desarrolladoras y creadoras de contenido priorizan más la rentabilidad que la calidad, y esto es un perro que se muerde la cola, ya que con ese pensamiento se mantienen en lo fiable, no innovan y estrujan hasta ahogar a la gallina de los huevos de oro (ejem ubi ejem).

 

¿Cómo se rentabiliza algo? Vendiéndolo. ¿Y cómo se vende algo en la industria del videojuego hoy día? Anunciándolo con mucho tiempo de antelación (la mayoría de veces con el proyecto sin terminar), dando mucho fan service y mucho tiempo para pensar en él, demasiado diría yo. Y aquí es donde quiero llegar.

 

 

Todo esto forma la ecuación perfecta para una expectativa artificial muy distante (tanto temporalmente como imaginariamente), con lo que finalmente será la mayoría de las veces, creada por ellos mismos para que, en el momento en el que saquen el juego, consigan todas las ventas posibles, sin importar sus posteriores críticas. Un tren del hype que la mayoría de las veces provoca millones de víctimas, mientras que los creadores del mismo se lucran de los beneficios que han obtenido por los billetes de los que han entrado en el mismo.

 

Puedo llegar a comprender que, por muy duro que parezca, sea una estrategia de marketing y publicidad perfecta, grandes ganancias sin siquiera haber sacado el juego, mechandising, consumo en general, ya sea en formato físico o en multimedia. Pero en esta ecuación de gran resultado para las empresas, los más perjudicados somos nosotros.

 

 

No quiero decir que Rockstar lo vaya a hacer mal. Como en todo, siempre hay excepciones y he de decir que por mucho tiempo de antelación que lo hayan anunciado, hay muchos juegos que han cumplido todas esas expectativas con creces (como bien pueden ser Skyrim, GTA V, Dark Souls 3 o Dragon Age Inquisition, entre otros) sin embargo son muchos, demasiados, los que han jugado con nuestras ilusiones para luego ir a -8 fps, durar 1 hora y media y tener menos profundidad que un personaje de “Mujeres, Hombres y Viceversa”. Sólo digo que a largo plazo, renta más la calidad que la mediocridad.

 

Por favor, Rockstar, no nos hagas daño.

 

 

Author Fabskull
Published
Categories Opinión
Views 134

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías