Cómo pasa el tiempo. Hace 10 años un pequeño estudio de Nintendo se sacó de la manga una pequeña joya llamada “Rhythm Paradise”. No solo se convirtió en uno de los mejores juegos musicales de la época, sino en una de las más carismáticas series de Nintendo. Coincidiendo con el aniversario, llega “Rhythm Paradise Megamix”, una compilación de sus minijuegos más memorables. El resultado, para variar, es fantástico.

 

3017040-screenshot2016-03-04at10-38-42

 

Repasemos rápidamente. “Rhythm Paradise”, por reducirlo a su mínima expresión, es un “Warioware” musical; incluso está desarrollado por el mismo equipo. El juego consiste en superar pequeños minijuegos en los que lo único importante es seguir el ritmo. La serie tienen un sello muy personal, basado en un estilo visual bizarro y minimalista y en la música compuesta por Tsunku, músico y showman multidisciplinar, responsable de buena parte de la subcultura idol y del característico sonido bubblegum japonés.

 

Sus tres entregas anteriores son una delicia y la nueva es tan fresca como cabía esperar. El juego recupera 70 minijuegos clásicos y aporta 30 nuevos, convirtiéndolo en el más completo de la serie. Además, se le ha dado más importancia al multijugador y han introducido una serie de novedades que hacen la experiencia más profunda. Sin embargo, por primera vez, “Rhythm Paradise” se tambalea ligeramente ante una sobredosis de contenido. Veamos detenidamente.

 

rh1-noscale

 

En anteriores entregas los minijuegos se sucedían sin ningún tipo de continuidad. Pero esta vez, la principal novedad es el modo historia, que pretende alargar la experiencia y unificar el conjunto. Aunque se agradece el intento, el resultado empaña un poco la inmediatez de los anteriores. La trama se puede resumir en dos frases: el príncipe Tibby cae por accidente a la tierra desde su reino, Paradisia. Nuestro trabajo es ayudarle a volver a casa mientras ayuda a una serie de personajes a resolver diversos problemas.

 

Desgraciadamente, la historia resulta demasiado elemental y es incapaz de generar interés. Evidentemente no se busca en este caso contenido profundo ni personajes complejos, sino simple y sana comedia absurda. Pero ese es precisamente su principal patinazo: no es bastante ligera, ni sorprendente, ni divertida. Aunque intenta mantener el tono surrealista y socarrón de los Warioware, le sobra un punto de candor, está torpemente estructurada y le falta autoconsciencia (que tiene, pero escasamente). Aunque quizás lo peor sea que no tiene relación con los minijuegos, por lo que se siente constantemente como un añadido que quieres pasar rápido para ir al siguiente juego. Es el ejemplo perfecto de por qué NO todos los videojuegos necesitan narrativa, ni siquiera a nivel elemental. Este es un viejo debate; sí, la narrativa es importante, puede mejorar la experiencia y podemos introducirla en prácticamente cualquier juego. La pregunta es, “¿deberíamos?”.

 

Es una pena, porque, de hecho, una de las mejores cosas de la serie siempre ha sido que muchos de sus minijuegos son minihistorias. Y narrativamente funcionan porque son directos, divertidos y fugaces, como buenos chistes. Estamos ante el clásico caso en el que han intentado arreglar algo que no estaba roto y la experiencia se ha resentido ligeramente.

 

tib

 

Aunque no es un detalle que hunda al juego, ni mucho menos. Al fin y al cabo, el contenido está elaborado con el mismo mimo de siempre. Las canciones son pegadizas y la selección de juegos clásicos ha sido muy inteligente. Cuesta encontrar un solo minijuego mítico que no esté presente, y los nuevos son encantadores y un derroche de imaginación. El juego es un catálogo de lo mucho que se puede hacer con muy poco y uno de los mejores ejemplos del buen diseño que caracteriza a Nintendo. Es fácil de jugar y tremendamente intuitivo, pero, a la vez, muy difícil de dominar. La curva de dificultad es ejemplar y cuando ya te has acostumbrado a los minijuegos, se las apañan para reintroducirlos con un giro retorcido.

 

Por otro lado, la mejor novedad es el multijugador, con el que ya coquetearon en “Beat the Beat: Rhythm Paradise”. En esta ocasión está mejor integrado y resulta más completo. El juego permite jugar a cuatro jugadores en cooperativo con conexión inalámbrica con un solo cartucho y tanto la selección variada como la eficacia de control funcionan de maravilla. Por supuesto, este modo es un extra y no está tan surtido como el modo en solitario, pero resulta lo bastante largo, desafiante y divertido como para ser valioso en sí mismo. Otra novedad al respecto es el uso de StreetPass, que nos permite jugar al clásico minijuego “El musculitos” contra marcas de otros usuarios. El conjunto evidencia el enorme compromiso de Nintendo con el multijugador local.

 

rhythm-paradise-megamix-analisis-06

 

Por otro lado, el desarrollo ha ganado en profundidad. Cada minijuego no solo exige una medalla de oro, sino que incluye un nuevo sistema de puntuación numérico más puntilloso y toda una serie de desbloqueables. Además, el modo Perfecto, nos reta a completar cada minijuego sin un solo fallo. Si aplicamos todo esto a sus 100 temas de base, el resultado es, de lejos, la entrega más desafiante y extensa de todas.

 

Aunque esta extensión, como apuntaba al principio, también es la responsable de sus pocos patinazos; la historia no es la única novedad discutible. Además de lo contado, el juego incluye trofeos y mascotas coleccionables. Las mascotas se consiguen a través de un pachinko (tradicional juego de azar japonés, su equivalente a nuestras tragaperras). Aunque al principio es divertido, rápidamente acaba resultando un proceso artificial que exige demasiada paciencia y tiempo. La naturaleza aleatoria y obsesiva del pachinko no casa con el espíritu ni la mecánica de un “Rhythm Paradise”. Por suerte, resulta algo secundario y fácilmente ignorable.

 

goat_pachinko

 

El último aspecto polémico es el doblaje; Nintendo deja al jugador elegir entre japonés o un mix de inglés y español (que es, básicamente, inglés con algunos temas en español). Este asunto es complejo y no entraré en si es necesario doblar un título de estar características, en el que el audio es básico en la jugabilidad. Lo cierto es que el resultado es un trabajo muy concienzudo en cuanto adaptación de ritmo, pero que presenta una pérdida muy importante; el tono original.

 

Demasiados factores entran aquí en juego: la atmósfera, la sonoridad, el vocabulario, la intención, la esencia… Todo se resume a que, aunque el juego se juega bien, también suena mucho más infantil que su versión original y la inglesa. Ocurre incluso cuando los 3 idiomas dicen lo mismo. O, probablemente, debido a ello. Los traductores saben que, a veces, para mantener la esencia, hay que hacer cambios drásticos en el texto. Muchas veces una traducción más o menos literal, no consigue transmitir el fondo, sencillamente porque los idiomas son muy distintos. Con las canciones, los traductores se enfrentaban a un reto muy duro en el que no solo era importante qué decía la letra, sino trasmitir el tono pop a todos los públicos, el mayor logro del original. Este reto ha sido resuelto con eficacia, pero no con creatividad. Ha perdido cierta carga juguetona y socarrona y el tono se ha ablandado. Es especialmente doloroso, porque la versión inglesa está excelentemente doblada y muchas de sus pistas han sido sustituidas por las españolas. Al menos, el juego permite jugar en japonés, la mejor versión posible de la experiencia.

 

rhthymheavenmegamix

 

Así y con todo, es una compra obligada. Aunque algunas novedades lo han ablando un poco, sigue siendo un juego rotundo. Es difícil no avalar una jugabilidad tan intuitiva y un estilo tan variado y personal. “Rhythm Paradise” es pura efervescencia, una locura desenfadada y optimista. Un juego imaginativo, desprejuiciado y artesanal, de los que, como diríamos los viejos, ya no se hacen. Derrocha creatividad y crea un estado de continuo optimismo al que muy pocos llegan. Es espontaneo y encantador. Puro pop.

8.0

Pros

  • La música (siempre)
  • Su impecable feeling
  • Su extensión

Contras

  • La historia resta más que suma
  • Su doblaje
Published
Categories Review
Views 199

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías