Sí, gameoneros, podemos decirlo abiertamente. Podemos salir a los balcones de nuestras casas y gritarlo a los cuatro vientos, o pregonarlo a plena luz del día sin miedo a equivocarnos. Esta vez es la definitiva. ¡FINAL FANTASY XV YA ESTÁ AQUÍ!

 

 

Seguro que no soy el único que tiene unas ganas tremendas de probar el juego, ver si Square Enix podrá cumplir las expectativas y devolver a esta mítica saga al lugar que le corresponde después de un par de entregas con altibajos y complicaciones. Por suerte, la desarrolladora nipona se compadeció de nosotros y nos brindó, para ir abriéndonos el apetito, una película de animación generada por ordenador que serviría como prólogo al videojuego; Kingsglaive: Final Fantasy XV.

 

Podríamos pasarnos horas y horas charlando o escribiendo artículos sobre el larguísimo proceso de producción que ha tenido este juego. Pero como esa no es mi intención, os lo resumo brevemente: diez años de rumores, cambio de director, plataforma, nombre y un sinfín de retrasos. ¿Todo muy idílico verdad? Para más información, os recomiendo los artículos de nuestro redactor jefe Luis Urueña y nuestro ilustre director, Jaime Martínez Barahona.

 

 

Nosotros nos situamos en el E3 de este año, cuando fue anunciada esta obra en la conferencia de Square Enix. Después del gran trabajo realizado con Final Fantasy VII: Advent Children, estos volvieron a confiar en Visual Works, su compañía dedicada a las cinemáticas CGI, para llevar a cabo el proyecto. Aquí el tráiler que se presentó.

 

 

No sería la única expansión de este universo que se anunciaría, pues también se presentó al mundo Brotherhood: Final Fantasy XV, una serie anime de cinco episodios de unos 15 minutos aproximadamente que profundizan en cada uno de los personajes principales. Podéis verlos en Youtube por si os pica la curiosidad.

 

 

Volvamos ahora a centrarnos en la película. Aviso que este artículo va especialmente dedicado a aquellos fans de la franquicia que no tienen ni dos horas para invertir en su visionado, así que a partir de este punto puede que haya SPOILERS. La historia deja de lado al príncipe Noctis, el protagonista del videojuego, para centrarse en Nyx Ulric, un soldado de la guardia real al servicio del rey Regis.

 

 

A poco que hayáis leído sobre la trama del juego sabréis que se nos plantea un conflicto sempiterno entre dos naciones. Por un lado tenemos al reino de Niflheim y por otro al reino de Lucis, cuya capital, Insomnia, resiste al cercado del enemigo gracias a un escudo mágico proporcionado por un anillo y los poderes del rey. Ambos reinos están dispuestos a firmar un tratado de paz para el cese de la hostilidades pero claro, cronológicamente estamos en el inicio del juego y sabemos que las cosas van a salir mal.

 

nyx_kingsglaive
Nyx también puede teletransportarse como Noctis gracias a esas dagas que lleva y el poder que le proporciona su rey.

 

Ni que decir tiene que el aspecto visual de la película es de 10. Unas animaciones fotorrealistas, donde le puedes ver hasta los pelos de la nariz a los personajes gracias a la técnica del motion capture y a la vanguardia tecnológica del estudio, y unas partículas y texturas que entran directamente por nuestras retinas y nos hacen asombrarnos del poderío técnico mostrado. Si en los tráileres del videojuego ver a Noctis teletransportarse con su daga por el escenario es una delicia, imaginaos eso trasladado al lenguaje cinematográfico. Sin embargo, su gran punto endeble reside, al igual que lo hacía en las dos obras anteriores de la compañía (una de las cuales la llevó a la bancarrota y a fusionarse con Enix), en su guión.

 

Es realmente paradójico que así sea. Habrá entregas numeradas que nos hayan gustado más, otras menos, otras que tengan un sistema de combate diferente u otras que sean lineales en cuanto a jugabilidad; pero de ninguna de ellas se puede decir que tenga un guion que no ralle lo notable en el peor de los casos. Pero parece ser que este esfuerzo por traernos historias y personajes no se tiene en cuenta en las producciones cinematográficas de la empresa. El personaje protagonista es realmente plano y arquetípico -un héroe de los de antes que solo conoce la lealtad y la justicia como forma de vida- pero ahí se acaba la cosa. Salvo en el tramo final, el espectador no termina de simpatizar mínimamente con él e importarle el destino de este sujeto.

 

Lo mismo pasa con el elenco de secundarios creados para la ocasión, donde más se evidencian las carencias en este apartado. Me llamó la atención una escena en que se nos muestra implícitamente el asesinato de Crowe, una compañera de Nyx, que pretende ser un momento catárquico para el espectador pero se queda en mera indiferencia. Atención a esto: no ocurre lo mismo con los secundarios que participan activamente en el juego, donde sí se nota un mayor trabajo y desarrollo trasladado del guion de este mismo. Así pues, tenemos el primer contacto con personajes que darán mucho que hablar en el futuro como Lunafreya, el objetivo amoroso de Noctis, o Ardyn Izunia, la mano derecha del emperador de Niflheim. Desde mi punto de vista, hubiera sido mucho más interesante centrar el protagonismo en cualquier otro personaje sacado del videojuego que no esta creación sacada de la manga que nos han presentado.

 

ardyn
Ardyn Izunia ¿Soy el único al que esa especie de ala le recuerda al Cloud de Kingdom Hearts?

 

Además, la historia tarda bastante en arrancar y la primera hora nos puede resultar sumamente aburrida. Dicho esto, no quiero desmoralizar a aquellas personas que nos estén leyendo y todavía no la hayan visto. La película no es extremadamente buena, pero tampoco es un desastre en absoluto.

 

El diseño artístico también me parece de lo más destacable de la película. Los más “puretas” de Final Fantasy se echarán las manos a la cabeza al ver marcas comerciales reales en la ficción y un mundo tan impoluto y tecnológicamente avanzado. Tranquilos, porque a pesar de ello el sello de identidad de la saga sigue presente: cristales, magias, toques medievales y chocobos nos hacen recordar que estamos en una fantasía final como las otras 14 anteriores.

 

Voy a obviar el apartado sonoro de la obra en esta ocasión, que se reduce a simples orquestaciones de acompañamiento, por no caer en el error de compararla con la del videojuego. Esta sí que os recomiendo que la escuchéis. Sin embargo, a mí personalmente la canción que más me gustó fue esta versión del clásico Stand by me de la banda inglesa Florence + The Machine.

 

 

También me gustaría reseñar la inversión promocional que se hizo en Occidente para este filme, contando para ello con las voces de Aaron Paul, Sean ben o Lena Headey –Jesse Pickman de Breaking Bad, Ned Stark, y Cersei Lannister de Juego de Tronos respectivamente- para el doblaje de la versión inglesa. La producción se estrenó en contadas salas de cine en todo el mundo, siendo su salida en Blu-Ray y plataformas digitales su mayor ventana de distribución, consiguiendo unas cifras que, sin ser nada del otro mundo, rentabilizan la película.

 

kgcast

 

 

En definitiva, Kingsglaive: Final Fantasy XV es como cuando vamos a un restaurante rugiéndonos las tripas. Lo primero que te sirven es el pan, y tú lo empiezas a devorar. No está mal, al fin y al cabo solo es pan, pero te quita esa hambre inicial y te quedas con la sensación de que lo mejor está por llegar. Una película que pasará sin pena ni gloria por nuestras mentes, pero que es el prólogo perfecto para empezar a adentrarnos en el nuevo mundo que estamos a punto de explorar. Desempolvad vuestras armas y preparaos bien el equipo porque tenemos todo un reino que salvar. Solo rezo para que la espera haya valido la pena.

Author MGarri
Published
Views 1038

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías