¡Hola, muy buenas gameoneros! Estamos ante una ocasión de redención en plena forma, ya que vamos a analizar mediante esta nueva review en la web la secuela de uno de los títulos más controvertidos y polémicos de Ubisoft Entertainment en los últimos años, Watch Dogs 2, lanzada hace unas semanas para consolas de la actual generación y PC.

 

Este título, similar al anterior en su propuesta, centrada en el uso del hackeo por las calles de una urbe de alta tecnología, en la que todo está conectado, para usarla a nuestro beneficio, ha recibido a raíz de las múltiples críticas negativas de la primera parte un lavado de cara que mejora sustancialmente la sensación jugable, siendo un cambio favorable para esta franquicia muy acertado, y con gran esperanza para el futuro.

 

En nuestro programa de radio Game On, pudimos ya hacer una breve mirada a este juego, contando con las opiniones de aquí servidor que escribe, Luis Urueña, junto con Marcos Martínez Redondo y nuestro director, Jaime Martínez Barahona. ¡Disfrutadlo a través de este enlace!

 

 

 

¡Hackead sin piedad y ayudad a la sociedad! Vamos a ver si esta vez los chicos de DedSec consiguen encandilarnos con esta renovada propuesta de la mano de Ubisoft. ¡Démosles un voto de confianza!

 

TODO ESTÁ CONECTADO

 

Ubisoft siempre es conocida por sus quehaceres, para bien o para mal dentro de la industria de los videojuegos. Este nuevo título de la compañía gala busca redimirse de lo visto anteriormente en su primera entrega de 2014, Watch Dogs, una suerte de juego de acción en tercera persona de mundo abierto en la ciudad de Chicago contando con una ambientación y una temática tecnológicas, poniéndonos en la piel de Aiden Pierce, un hacker justiciero que busca venganza por la muerte de su sobrina, teniendo que aliarse a veces con personas poco fiables y realizar acciones algo cuestionables para conseguir su objetivo.

 

 

 

Lo cierto es que esta nueva franquicia de Ubisoft estuvo repleta de diferentes avatares y obstáculos a superar desde su anuncio en el E3 de 2012. Muchas expectativas surgieron a raíz de lo mostrado en distintas conferencias a lo largo de su desarrollo, sufriéndose a veces de retrasos que inevitablemente, no ayudaron en demasía a que el título tomase un tono de calidad adecuado en su versión final. No hay más que verlo en este vídeo comparativo que mostramos a continuación.

 

 

La cuestión es que falló en muchos aspectos, tanto jugables, como en una conducción de vehículos pésima, animaciones poco pulidas y llenas de bugs, hackeo innecesario y fuera de lugar en ciertas misiones…; técnicos, en fallos de texturas y modelado en partes de la ciudad, rendimiento y tasa de frames muy bajos e infernales…; y argumentales, teniendo a un protagonista, Aiden Pierce, y a unos personajes secundarios en el juego que no conseguían empatizar con el jugador, tornándose la historia a algo poco interesante y aburrido por momentos y con un guión poco desarrollado para lo que se esperaba dentro de la temática “hacker”.

 

 

 

Watch Dogs fue un juego enormemente decepcionante para la mayor parte del público (entre medias, se encontró también aquí servidor…), que desgraciadamente, fue víctima de las enormes expectativas generadas en las demos que pudimos ver en diferentes ocasiones a lo largo de su desarrollo, resultando en algo catastrófico para esta nueva IP. Cosa que, esperábamos que Ubisoft tuviese esta vez la lección bien aprendida, y consiguiese hacer un videojuego a la altura de las expectativas de muchos jugadores que esperan algo grande de lo que aquí podemos tener entre manos. Y vaya… sólo tenemos que decir que la espera ha merecido la pena, ¡menuda sorpresa!

 

EL REGRESO DE DEDSEC

 

En Watch Dogs 2 podríamos tener un símil al caso que tuvimos en su momento pasando del primer Assassin’s Creed al 2, es decir, un cambio a mejor casi radical en lo que nos puede ofrecer en general la franquicia. Los cambios más notables se ven en la ambientación y en el personaje principal, pasando ahora a controlar a Marcus Holloway, un nuevo hacker justiciero de raza afroamericana que trabajará para DedSec, el colectivo de hackers que ya aparecía en el primer título; así como también pasamos de la ciudad de las mafias y el deporte, a la de los atardeceres, los puentes colgantes, y la tecnología punta: San Francisco. Un cambio que se necesitaba imperiosamente.

 

 

 

La trama ha ganado en cuanto a tintes más cómicos y distendidos, y es algo que se agradece, la verdad. Algo que podíamos achacar del primer Watch Dogs era precisamente su excesiva seriedad y poco acercamiento a la realidad, sobretodo por parte de Aiden Pierce, dándole demasiada oscuridad y una frialdad fuera de lugar al concepto de hacking y la forma de vivir de los hackers, no empatizando de ninguna forma con los personajes, a excepción de alguno, como el loco simpático de T-Bone, tanto en el modo historia normal como en el DLC Bad Blood, que curiosamente, también aparece en esta secuela de vez en cuando acompañando a Marcus como uno de los miembros más prominentes dentro de la logística de este grupo de “hacktivistas”.

 

 

 

Aquí, es todo lo contrario. DedSec ahora realmente se siente como una organización de hackers, tomándose las reglas y el uso de la información ajena como un juego y una broma constante, reflejando, ahora sí, unos matices algo más parecidos a la realidad hacker de hoy en día. Hay sensación de camaradería juvenil, desenfadada, por parte de los miembros de este grupo, entre ellos, Wrench, un tipo con capucha y una extraña máscara “punk” con emoticonos cambiantes, siendo un personaje soncarrón, gamberro y carismático que nos hará reír en más de una ocasión.

 

 

Tendremos además muchas referencias a la cultura pop, en la música sobretodo, y a los maravillosos años 80 en forma de chistes y frases hechas retro, vestimentas y estética, reivindicando la locura a un nivel superior. Locura utilizada, eso sí, de forma más seria por momentos para hacer de “Robin Hood” de la información de la gente de San Francisco, robando datos de personas arrebatados por las multinacionales (como Blume, la empresa antagonista de este juego) para devolvérselos a sus dueños legítimos y así destapar las malas acciones de estas.

 

 

 

Claramente, podemos contar con un apartado en cuanto a trama e historia principales muy superiores con respecto al original, con una historia más interesante de seguir, todo ello aderezado con una jugabilidad, de la que vamos a hablar a continuación, mucho más pulida y revitalizada que antes, sin dudarlo.

 

HACKEAR ES NUESTRA ARMA

 

Esta secuela es uno de esos títulos dentro de una saga que sorprenden más de lo esperado. Y no, no es por poner flores fuera de lugar, aquí la gente de Ubi se lo ha ganado con creces al desarrollarla. Ahora, muchas de las fallas del primer juego están solventadas, como es el caso de la conducción, que ha dejado de ser algo incontrolable y tosco, para ser algo disfrutable y muy entretenido de realizar. Podemos decirlo ya con ganas y por todo lo alto: ¡Al fin, así da gusto! ¡Bravo Ubisoft!

 

 

Así también, el sistema de hackeo se ha mejorado sustancialmente, pudiendo crear y manejar ahora nuestros propios gadgets o dispositivos como drones o robots teledirigidos para controlar de forma más dinámica la situación que se nos plantee, así como dándole a Marcus más velocidad en sus movimientos y agilidad a la hora de saltar y trepar por los tejados y los muros (eso si, sin llegar a ser un Asesino o un Templario de turno, claro…) para escapar o escondernos más fácilmente de los enemigos. Podremos también crear nuestras propias armas y herramientas mediante una impresora 3D, y fabricarnos de paso con esta mejoras y piezas para nuestro equipamiento, todo de una forma muy personalizable y muy imaginativa.

 

 

Hay que recalcar también que el sistema de combate se ha remodelado en parte, siendo más propenso nuestro protagonista a recibir más daños que Aiden en su momento, que en ocasiones, parecía una máquina imparable de matar. Aquí se ha equilibrado más la balanza, teniendo que enfocarnos mejor en nuestra estrategia de pirateo o hacking, y primar más por nuestra vida que ir directamente a saco repartiendo balas y golpes por doquier. Algo más acertado y lógico que en su primera parte, sin duda, poniendo la temática hacker en su lugar correspondiente y legítimo, que para eso estamos en Watch Dogs, ¿no?

 

 

La duración del modo historia principal constará de unas 15-20 horas aproximadas, aderezado con diversas misiones secundarias que, al igual que en anterior título, se solaparan de vez en cuando con los arcos argumentales de la trama en ese momento, siendo una forma orgánica y natural de seguir el transcurso del juego en general, y que a diferencia del anterior, está mucho mejor implementado, y con tipos distintos de misiones, algunas relacionadas con los mini-juegos del Smartphone de Marcus, nuestro protagonista. No obstante, y pese a la mejoría, a la larga hay que decir que para algunos jugadores puede que ciertos tipos de misiones se vuelvan un tanto monótonas y repetitivas, aunque esto lleva siendo algo normal en los juegos de mundo abierto de los últimos años, nunca está de más el decirlo.

 

 

Contaremos también con misiones cooperativas, muy al estilo de Splinter Cell, con gran énfasis en el sigilo en ciertos momentos, y sobretodo, en compenetrarnos con nuestro hackeo y el del compañero para completar las misiones. Aquí cuenta mucho el apoyo mutuo, claramente. También volveremos a tener el modo “invasor” del primer juego, sacado muy de puntillas de títulos como Dark Souls, o más enclavado dentro de una temática parecida, algo así como en el modo online de Grand Theft Auto V, en el que se podrá unir un jugador a la partida, y ayudarnos en nuestras misiones o directamente atacarnos o hackearnos sin descanso poniéndonos trabas por donde vayamos.

 

LA BAHÍA DE SAN FRANCISCO, CUNA DE LA TECNOLOGÍA

 

A simple vista, parece que todo va bien en Watch Dogs 2, pero no obstante, tenemos que recalcar algunos fallos… Si, parece que no quedamos exentos de ellos… Y es que muchas veces, dentro de la ciudad de San Francisco nos encontramos con pocos habitantes en las calles.

 

 

 

Hay menos vida que en Chicago, sí, algo curioso, ya que ciertamente San Francisco tiene menos población en la realidad si lo comparamos con los censos actuales de EEUU. Pero aún así, se nota un vacío de personas en las calles, más de lo normal. Podemos entender que este fallo ha sido cometido a drede, ya que se quería ganar en rendimiento global del juego. Algo que, hay que recalcar, ya se hizo también dentro de otra saga de Ubisoft conocida, en el caso de Assassin’s Creed Unity al Assassin’s Creed Syndicate, pasando del París revolucionario del siglo XVIII, que en el juego estaba repleto de gente por las calles (cosa que explicaba en parte el bajo rendimiento…), al Londres victoriano del siglo XIX en plena revolución industrial, que inexplicablemente, contaba con menos densidad de población dentro del juego, cosa que difiere bastante de la realidad de la época.

 

 

 

También podemos ver zonas desdibujadas en el horizonte o llenas de niebla borrosa, que aunque no son de agrado y restan algo de realismo en gráficos e inmersión en el entorno de la ciudad, ayuda a que el juego tenga una mejor estabilidad en cuanto a carga de escenarios y texturas. Aún así, en general, luce un aspecto mucho mejor que en su anterior entrega, y es una gozada el poder pasear por las calles de San Francisco, con un mapeado de tamaño considerable, aunque no grande en demasía, y con todo lujo de detalles sacados de la propia ciudad real. Casi una réplica exacta.

 

 

Para ver una comparativa gráfica entre las diferentes versiones de Watch Dogs 2, os dejamos aquí un par de vídeos con los que os haréis una idea, si es que no la tenéis ya, de lo que podemos visualizar en gráficos y calidad técnica dentro del juego.

 

  • Comparativa entre calidades gráficas de la versión de PC (De calidad Baja a Ultra)

 

 

  • Comparativa entre la versión de PC (Calidad Ultra) y versiones de consola (Xbox One y PS4)

 

 

CONCLUSIÓN

 

Ciertamente, Watch Dogs 2 es una mejora sustancial y un paso adelante de gigante dentro de esta IP, desbaratando totalmente el tinglado mal montado y quitando el regusto malo que supuso el primer juego, y dando una sensación más pulida y un lavado de cara necesario e importante que se pedía a gritos. Francamente, sorprende en muchos de sus aspectos, y logra convencer dentro de la temática hacker, ahora un poco más creíble y más carismática por parte de sus personajes, así como también dentro de sus mecánicas jugables, con la posibilidad de utilizar todo tipo de herramientas y dispositivos para salirnos con la nuestra.

 

 

Una fórmula reintegrada, con un contenido y una factura muy conseguida en general, aún existiendo algunos fallos en lo técnico y gráfico, que entretendrá al más pintado con su propuesta desenfadada, abierta y llena de posibilidades jugables dentro de una ciudad como San Francisco. Hay que recordar, una vez más, que el conocimiento es poder y está al alcance de todos… Mucho cuidadito con lo que publiquéis en redes sociales, DedSec nos observa…

 

¡Nos vemos, queridos hackers gameoneros! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las curiosidades del mundo de los videojuegos.

8.8

Pros

  • Una mejora sustancial y un paso adelante enorme para la franquicia de Watch Dogs, con una jugabilidad más pulida y un lavado de cara necesario e importante en general.
  • Una trama e historia principales muy superiores con respecto al original, con una historia más interesante y desenfadada de seguir más acorde y realista con la temática hacker, y con un protagonista, Marcus Holloway, y secundarios como Wrench o T-Bone muy carismáticos y simpáticos.
  • Un sistema de hacking, movimiento, y combate mejorados, pudiendo crear y manejar nuestros propios gadgets o dispositivos como drones o robots teledirigidos, así como dándole a Marcus más velocidad en sus movimientos y agilidad al saltar y trepar.
  • Una representación de la ciudad de San Francisco casi calcada punto a punto, con miles de detalles y una calidad gráfica mejor que con Chicago.

Contras

  • Podemos ver zonas desdibujadas en el horizonte o llenas de niebla borrosa, que no son de agrado y restan algo de realismo en gráficos e inmersión en el entorno de la ciudad.
  • Hay poca vida en general en la ciudad. En las calles se nota un vacío de personas, más de lo normal.
  • Pese a la mejoría en general de la jugabilidad, para algunos jugadores puede que ciertos tipos de misiones a la larga se vuelvan monótonas y repetitivas.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review
Views 229

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías