¡Hola, muy buenas gameoneros! ¡Y sí, gentes! Volvió a casa por estas navidades pasadas (ya, ha pasado un poco de tiempo, pero hay que recordarlas hasta el año que viene, ay…) la cuarta entrega de este mata-mata de zombies de la compañía Capcom producido por el ya conocido Keiji Inafune (entre sus queahaceres más reconocidos destacan el diseño artístico de la saga Megaman, o la producción de ReCore, un genial título futurista de plataformas y acción del que hicimos análisis/review en su momento, y también del poco avenido Mighty No. 9, dejémoslo apartado por favor…), Dead Rising 4, en exclusividad temporal para PC en Windows 10 y Xbox One, que saldrá más adelante en este 2017 en PS4 y la plataforma Steam.

 

Tras los dos geniales y adictivos primeros títulos y un tercero algo deslucido y más flojete (con cambio de protagonista incluido  que no le sentó para nada bien…), volvemos a la matanza más extrema, de nuevo, con el más que carismático periodista Frank West, que levanta de nuevo la franquicia Dead Rising a base de golpes, como él bien sabe hacer de sobra.

 

En nuestro programa de radio, cómo no, hicimos un breve análisis de lo que nos podemos encontrar en esta experiencia gore de zombis y navidad a partes iguales, contando con la presencia de aquí servidor, Luis Urueña, así como de nuestra compañera de la Zona Respawn, Lara Caballero, y de también nuestras compañeras de la sección PlayKawaii, Makoto y Alejandra de Miguel. ¡Disfrutadlo, si os atrevéis!

 

 

 

¡Acompañemos al bueno (y algo locuelo) de Frank West en su periplo de reportero! Ya sea con selfies a zombis, desmembramientos instantáneos, armaduras robóticas, asesinos en serie… y demás barrabasadas o blasfemias sacadas del más profundo abismo. ¡Vamos allá!

 

UN PERIODISTA METIÉNDOSE EN NO-MUERTES AJENAS

 

En cuanto a la historia, nos encontramos 10 años después de lo sucedido en la primera y segunda parte, de nuevo en la ciudad de Willamette, justamente en épocas navideñas, teniendo que volver a hacer un reportaje de los sucesos para nuestro periódico, ya que por causas desconocidas, los zombies han vuelto a surgir en la ciudad.

 

 

Una excusa argumental más para que el bueno de Frank vuelva a la carnicería, con el objetivo de impresionar a su nueva alumna fotógrafa, Vicky Chu, con la que no tiene muy buenas migas que digamos, por el enfoque que da cada uno de forma independiente a sus respectivas profesiones. A medida que avancemos en la trama, la relación entre estos dos personajes se volverá cada vez más tensa por momentos, ya que Frank la mayor parte de las veces se lo toma todo a guasa.

 

 

 

Los años no pasan en balde para West, y está más pasado de vueltas que nadie en este momento, aprovechando en algunos puntos para hacerse selfies mientras hacemos fotos para el reportaje, o bueno, de vez en cuando soltará algún chascarrillo o frase lapidaria para destensar el ambiente. Esto recuerda un poco a la personalidad (y un poco a la estética…) vista en personajes de la misma índole como Ash Williams de la saga de películas de terror Evil Dead (Posesión Infernal) o incluso el propio Duke Nukem (casualmente, un personaje también basado a partir del bueno de Ash…). Sólo falta decir: “Groovy!” o “Hail to the King, Baby!“.

 

 

 

Aunque la historia sea algo mejor que en Dead Rising 3, no quita que esta sea uno de los fallos más acuciantes en esta entrega, ya que sólo se limita a ponernos en bandeja el matar por placer, y sin motivo aparente, cumpliendo misiones de manera extremadamente lineal, y que en ciertos momentos no aprovechan bien las posibilidades jugables. Hay que añadir también, que la dificultad en general del juego se ha reducido bastante, con lo que no supondrá un desafío acabar con los enemigos.

 

 

 

Lo bueno de todo esto es que podremos jugar en cooperativo para 4 jugadores, teniendo en las misiones en cooperativo mayor dificultad que en el juego individual, y siendo muy, muy rejugables, ya que iremos desbloqueando más contenido para todos los modos de juego, incluida la campaña principal.

 

TODO VALE EN ESTA GUERRA, DEFIÉNDETE CON LO QUE PUEDAS

 

Volvemos a una jugabilidad más acorde con lo visto en una de las mejores entregas de la saga, Dead Rising 2: Off The Record, con esa jugabilidad arcade, directa, y simplista, sin mucha complicación, donde lo que cuenta es arrasar y masacrar no-muertos con las armas que recolectemos por nuestro camino, algunas siendo un tanto extravagantes y graciosas, como el uso de tablas de surf o incluso atropellar con vehículos como triciclos de niño para espachurrar entrañas por encima, gore en estado puro.

 

 

 

 

Uno de los puntos fuertes a destacar claramente es el uso de las “armas alocadas”. Como en títulos anteriores, cualquier, repito, CUALQUIER objeto que nos encontremos en el escenario puede usarse como arma, por ejemplo en el caso de ponernos un cráneo de Triceratops escupefuego (si, si, no me lo invento, miradlo en el vídeo de arriba), ballestas “lanza-bastones de caramelo” (muy navideño), e incluso, un traje que hace referencia  muy directa a Blanka, el luchador brasileño más “electrizante” de Street Fighter. Una gozada en términos de jugabilidad y de derroche de imaginación y locura.

 

 

 

 

No está de más, que ahora podremos utilizar como novedad un Exo-Traje que nos permitirá aumentar nuestra fuerza a niveles sobrehumanos para arrancar postes eléctricos, farolas y señales de tráfico para luchar con ellas, golpear y sacudir el suelo con terremotos para aturdir a los zombies, reventar la cabeza de los enemigos con una palmada, congelar a los enemigos con arcones frigoríficos… entre otras cosas bestiajas. Eso si, tendremos que ir con cuidado y limitar un poco nuestras ansias de destrucción en ciertos momentos, ya que el uso del Exo-Traje estará limitado por baterías que tendremos que ir recogiendo para recargarlo. Lo bueno no puede durar tanto como quisiéramos.

 

 

Tendremos a nuestra disposición un sistema de niveles compartido, tanto para Frank como para los personajes del modo multijugador, que conforme vayamos matando enemigos, podremos ir desbloqueando habilidades de un árbol de puntos de experiencia, así como también podremos realizar remates devastadores a medida que acumulemos combos realizados. Pura esencia mata-mata.

 

Además de los zombis, como es costumbre, tendremos otros tipos de enemigos, llamados Psicópatas, que son personajes humanos que presentan una habilidad basada en una locura latente en ellos, algunos de ellos equipados con Exo-Trajes, con lo que tendremos que tener algo de ojito con ellos. Aunque, bueno, no es que representen lo mejor del juego en sí, ya que al contrario de los Psicópatas de otros títulos de la saga, estos se quedan algo cortos de miras, no es que estén muy inspirados del todo, y los combates contra muchos de ellos son algo accesorios y poco relevantes para la historia del juego.

 

 

 

Por último, destacar una novedad jugosa con respecto a anteriores juegos de Dead Rising, como es la gestión de refugios. Tras limpiar una zona repletita de zombis y salvar a algunos habitantes supervivientes dispersos por la ciudad, podremos traerlos a esta zona para que nos sirvan de comerciantes de diversos tipos de objetos e items, como armas, mapas con ubicaciones secretas, vehículos modificados y, por supuesto, una tienda de atuendos y ropa para personalizar el aspecto de Frank. Esta novedad supone un añadido que facilita mucho las cosas dentro del juego, ya que si nos vemos atorados o en peligro inminente,  es tan fácil como volver a los refugios que hay en cada zona del juego para reponernos sin problemas.

 

En resumen, un apartado jugable muy entretenido, mucho más accesible y directo que en su anterior entrega, y con opción a modo cooperativo de 4 jugadores, con el que podremos desbloquear múltiples objetos y armas para aumentar nuestra matanza por Willamette. Lo único “malo” de todo esto es la ausencia del contrarreloj, que aunque para muchos sea lo peor de los anteriores títulos, al menos añadía una dosis más de frenetismo y rapidez por parte del jugador. Aunque, ojo, no está mal el tener tiempo extra para explorar el mapeado y encontrarnos “Easter Eggs” curiosos (como el de Blanka mencionado antes, o el de la armadura de Megaman…). Para Frank lo que es de Frank, oye…

 

NAVIDAD, NAVIDAD, GORE Y NAVIDAD

 

Gráficamente, no es que estemos ante un portento de la actual generación, aunque no es nada despreciable y cumple generalmente bien. Lo cierto es sí que tenemos una mejora gráfica notable con respecto a la anterior entrega.

 

Todos los personajes mayormente presentan más y mejor detalle en los modelados, así como también una sensación algo más definida de las tiendas en el centro comercial, los edificios y su interior de la ciudad de Willamette. Los efectos de animaciones, disparos y habilidades, al igual que en el modelado de los personajes, cumple bien, aunque no es que destaquen en demasía.

 

 

 

En cuanto a este apartado, poca cosa se podría destacar más. Os dejamos aquí con una comparativa entre las dos versiones existentes hasta el momento (a la espera queda la versión de PS4, próximamente en marzo…), PC en Windows 10 y Xbox One. Como siempre, ¡Juzgad y comparad vosotros mismos!

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

Dead Rising 4 supone una vuelta a lo visto en los dos primeros juegos de la saga, con algo de pérdida de esencia y frescura en cuanto a su historia y en parte de las mecánicas en las misiones, pero ganando en diversión, matanzas, jugabilidad y locura a partes iguales, volviendo a contar con el protagonista principal de la serie, como es el bueno de Frank West, y con un modo cooperativo muy suculento y entretenido de jugar.

 

 

Visualmente tenemos una mejora sustancial con respecto al Dead Rising 3, ofreciendo muchos más zombies por pantalla y animaciones y efectos mejor pulidos y logrados. Un título, que si bien es mejor que el anterior, le falta algo de gancho, quedándose algo cojo en ciertas mecánicas (en el tema de los Psicópatas por ejemplo, menos inspirados, que en anteriores ocasiones), aunque es recomendable para los fans de los dos primeros títulos, sobretodo los de Dead Rising 2: Off The Record, y especialmente a los que se defraudaron con el 3, ya que les supondrá un cambio a mejor. Algo que ya se le echaba en falta a esta saga: ¡un regreso a la buena masacre y a los sesos por doquier!

 

¡Un saludo, gameoneros! ¡Nos vemos! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las curiosidades del mundo de los videojuegos.

7.8

Pros

  • Volvemos a la matanza más extrema con el bueno de Frank West, que levanta de nuevo la franquicia Dead Rising tras la poco prolífica anterior entrega.
  • Podremos jugar en cooperativo para 4 jugadores, teniendo mayor dificultad que en el juego individual, y mucha rejugabilidad.
  • Gráficamente, supone una mejora notable con respecto a los juegos anteriores de Dead Rising.
  • El uso del Exo-Traje, las "armas alocadas", y el sistema de refugios son de los puntos más fuertes de la jugabilidad de Dead Rising 4, con muchas más animaciones y ejecuciones a utilizar y desbloquear, y más accesibilidad y facilidad al jugar. ¡A la masacre!

Contras

  • Aunque la historia sea algo mejor que en el 3, no quita que sea un fallo acuciante en esta entrega. Nos limitaremos a matar sin motivo aparente, cumpliendo misiones de manera lineal al extremo, no aprovechando bien la jugabilidad a veces.
  • La dificultad en general del juego se ha reducido bastante. No supondrá un gran desafío acabar con muchos de los enemigos.
  • Los enemigos Psicópatas, punto a destacar de los títulos anteriores, se quedan cortos en esta ocasión. Poco inspirados y nada relevantes.
  • La ausencia de cronómetro o modo contrarreloj le resta frenetismo y rápidez por parte del jugador, simplificando demasiado la experiencia jugable.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review
Views 204

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías