¡Hola, muy buenas gameoneros! ¡El sueño de muchos jugadores y poseedores de una PlayStation 4 se ha hecho realidad! Tras las geniales obras que nos trajo en su momento para PlayStation 2 el diseñador Fumito Ueda y su equipo, con el intimista y sentimental ICO en 2001 y el atemporal y colosal (nunca mejor dicho) Shadow Of The Colossus en 2005, viene tras 13 años de espera y largo y lento desarrollo, su esperada última obra: The Last Guardian.

 

Y es que este último manjar cocinado a fuego lento por genDESIGN (equipo formado por ex-miembros de Team ICO) y el Japan Studio de Sony (conocido, entre otras cosas, por desarrollar junto con From Software, los exclusivos Demon’s Souls y Bloodborne), parecía después de tanto tiempo pasado no llegar a buen puerto. Pero, ya, al fin, podemos ver la luz al final del camino. ¡Una generación entera de espera!

 

En el programa de radio Game On pudimos aquí servidor, Luis Urueña, nuestras compañeras de sección, Lara Caballero, en la Zona Respawn, Alejandra de Miguel y Makoto, ambas en PlayKawaii; y nuestro querido director, Jaime Martínez Barahona, brindar nuestra más que humilde opinión al respecto de este interesante último exclusivo de PS4 que por fin fue lanzado.

 

 

 

Realmente, estamos ante uno de los títulos exclusivos imprescindibles (según qué criterios, eso sí, ya os lo advertimos…) de PlayStation 4, que llama a ser jugado en plena forma y con interés, sin duda alguna. ¡Vamos! ¡No esperemos más y analicemos este videojuego, que tanto se ha hecho esperar por nosotros!

 

EL TORTUOSO CAMINO DEL ÚLTIMO GUARDIÁN

 

Hay que decirlo, ¡menudo camino, por dios, de todo menos de rosas!

Este título en un principio estaba pensado para salir en la anterior generación para la PlayStation 3, pero debido a idas y venidas por parte del equipo de desarrollo, y problemas y dificultades con respecto al rendimiento y la estabilidad del juego con su motor gráfico, se tuvo que posponer su lanzamiento para la actual generación de consolas en PlayStation 4.

 

 

Oficialmente, Fumito Ueda presentó ante el mundo por primera vez en el año 2009 durante la conferencia de Sony en el E3, el por aquel entonces llamado “Project Trico”,  de la mano de Team ICO. Aquí podéis ver el tráiler que introdujo este peculiar videojuego al público, haciéndose a su vez una pequeña retrospectiva de los anteriores trabajos de esta desarrolladora, teniéndose previsto el lanzamiento para finales del año 2011. Algo, que como muchos vimos después, no se produjo como debía…

 

 

Desgraciadamente, hubo muchos, muchos problemas detrás. Entre ellos, la salida inminente a finales de 2011 del propio Ueda y de parte de su equipo de desarrollo en Team ICO, de la compañía Sony, que hizo que muchos en su momento dudasen de que el proyecto llegase algún día a ver la luz. Además, hubo problemas en el código del juego que repercutían en el rendimiento, haciendo que fuese muy difícil llevar a cabo arreglos dentro de la estructura de PlayStation 3 por aquel entonces, algo que irremediablemente hizo que se pospusiese el final del desarrollo del juego en unas cuantas ocasiones, llegando incluso a estar en un limbo auto impuesto durante muchos años.

 

Menos mal que las cosas, por fortuna y gloria, fueron a mejor.

 

 

Para aquellos no conocedores de los anteriores trabajos de este diseñador nipón, ICO y Shadow Of The Colossus, diremos, en unas pocas líneas, que The Last Guardian se caracteriza por tener una forma similar en estructura.

 

 

Se da un sentido minimalista, escueto en su forma y en ciertas partes de su ejecución, poniéndonos muchas veces en medio de una aventura, casi sin darnos explicaciones ni diálogos apenas, dejando al jugador en su libre interpretación en torno a lo mostrado visualmente.

 

 

Un poco, haciendo referencia a algo reciente y más conocido, parecido a lo que se podría hacer dentro de la saga Souls. Así pues, la jugabilidad y la trama se sustentan principalmente en el jugador en sí y todo lo que le ocurra, y no nos acribilla a cinemáticas sin parar como en otros títulos. Y como veremos, esta será una de sus mejores bazas a valorar dentro de estos dos apartados.

 

UNA AMISTAD LEGENDARIA

 

La trama del juego arranca con un niño, con su cuerpo lleno de tatuajes y símbolos extraños en su piel, que para su mala suerte se topa con una extraña criatura salvaje similar a un perro o gato alado, llamada Trico (en japonés, se le llama “Toriko”, que significa prisionero, o más bien, una mezcla entre “tori”, pájaro, y “neko”, gato), al que le gusta comer humanos.

 

 

Trico se encuentra herido y el pobre niño asustado (lógicamente), y de repente, se nos presenta a través de la figura de este último la responsabilidad de volver a casa sanos y salvos, a cambio de entablar un vínculo con la criatura, con la cual poco a poco, como si de una relación entre animal y persona fuese, iremos ganándonos su confianza cada vez más y poder llegado un punto, controlar a los dos personajes como si fuesen uno sólo.

 

 

Como si de una mascota se tratase, tendremos que darle de comer, acariciarlo, enseñarle a reaccionar a nuestras órdenes de forma correcta, como por ejemplo, elevándonos para saltar sitios imposibles, transportarnos de una zona a otra, hacer fuerza en mecanismos para abrirlos, que ataque a nuestros enemigos… Pero ojo, no todo será tan fácil en un principio, ya que tendremos que ganarnos la confianza de Trico para que cuente con nosotros, algo que en la jugabilidad se ve mucho mejor que como se pinta.

 

 

Todo ello está muy bien realizado y ayuda a que el jugador se sienta inmerso con esa sensación minimalista e intimista tan gratificante, sobre todo trasladando esa relación entre animal y humano de una forma tan increíble dentro de un videojuego, con más de 10 horas de duración en su modo principal que degustaremos sin rechistar.

 

 

Lástima, eso si, que no se presente ningún modo que incite a la rejugabilidad del título, algo que, aunque no se eche mucho en falta por ser un videojuego con la pura esencia de Team ICO en su conjunto, hubiese ayudado a alargar más la experiencia, sin duda.  Aún así, estamos ante un juego muy recomendable para vivir sensaciones únicas como nunca. Lo bueno, si breve, es dos veces bueno, ¿no es así?

 

INUSUALES COMPAÑEROS, COMO SI FUESEN UNO

 

Principalmente, se utilizan secciones de puzzles, rompecabezas casi imposibles en algunos casos y muy detallados, y desafíos en forma de enemigos o situaciones adversas donde de primera mano podremos empatizar al instante con los personajes protagonistas, en este caso, el niño y su “amigo” monstruoso.

 

 

 

Lo principal de esta propuesta y su genialidad es la sensación que se nos transmite con esto. Porque para avanzar en el juego, al principio Trico, lógicamente al ser un animal salvaje, nos tiene miedo, desconfía, y muchas veces no querrá colaborar con nosotros (tanto que en algunos puzzles o situaciones de peligro, pasará de nosotros o se quedará dormido en mitad del proceso y nos dejará vendidos), y es vital que establezcamos una relación sana con el animal para salir adelante.

 

 

Eso si, ya avisamos que para aquellos que no hayan jugado a los dos títulos que hemos mencionado anteriormente de Team ICO, muchos lo encontrarán con un desarrollo demasiado “lento” y raro para sus estándares como jugadores.

 

Recomendamos armarse de paciencia y buena fe por disfrutar de una obra de arte con el tiempo que conlleve saborearla, porque no es un juego para todo tipo de público (fans de la jugabilidad “arcade” e inmediata, abstenerse de inmediato… No es una sugerencia, es una orden). Por el contrario, si disfrutaste como nadie de lo anterior de Team ICO, adelante, es el juego que estabas esperando, sin duda.

 

 

Pero todo lo bonito de The Last Guardian se opaca en cierto modo con algún fallo. Es inevitable que, tras largos años de desarrollo, al final algunas mecánicas y controles queden algo “desfasados” en la técnica, y por tanto, haya muy poca adaptación a los tiempos que corren.

 

 

Tenemos unos controles muy sencillos, en los que no tendremos que realizar combinaciones de botones, sí, pero el problema radica en que muchas veces, las respuestas de los controles no sean las adecuadas para el momento, pudiendo caernos una y otra vez sin querer, saltar porque sí, hacer algo cuando no queramos… y derivados.

 

 

Además de también, tener unas físicas de “muñeco de trapo” que muchas veces nos jugarán malas pasadas al agarrarnos o dejarnos caer por cornisas o directamente en el lomo de Trico.

 

 

Amen también del uso de la cámara, que en situaciones extremas apuntarán a la virulé en según qué sitios, entorpeciéndonos, muchas siendo siendo una locura el controlarla manualmente con el stick del mando. Esto pasa sobre todo cuando no estamos montados sobre Trico, tapándonos el animal muchas veces la visión.

 

En definitiva, estamos ante una jugabilidad, que si bien tiene sus luces y sombras bien marcadas, no llegará a suponernos un problema si somos pacientes y tolerantes con lo que esta propuesta nos presente. En nuestra más que humilde opinión, aquí destaca más el viaje que el trayecto entre medias de por sí, por hacer un símil. Es algo que sí, muchos lo verán como inconcebible, frustrante y engañoso al no empatizar con la obra, pero en cierto modo The Last Guardian, como hemos dicho anteriormente, no es un juego para todo el público.

 

LA RUTA HACIA EL NIDO

 

Como hemos dicho más arriba, se nota que estamos ante un juego que no presenta un apartado gráfico acorde a lo visto en la actual generación de consolas. Algo muy, muy palpable, sin duda.

 

 

Aunque esto no quita de que, francamente, el diseño artístico y el modelado, tanto de los personajes protagonistas (destacando el nivel de detalle conseguido con la criatura Trico, que es una maravilla y una delicia para los ojos, parece que se sienta vivo…) como de la disposición del entorno de juego en sí, sea de sobresaliente.

 

 

Se ve mucho la mano y el cariño de la gente de Team ICO, demostrándose que muchas veces el no poseer unos gráficos punteros no significa que no puedas ofrecer verdaderas obras de arte en movimiento, como es este The Last Guardian. Fabuloso es poco para describirlo.

 

Aquí os dejamos con una comparativa entre la versión de PS4 y la versión de PS4 Pro, para que veáis vosotros mismos las diferencias, y juzguéis sobre cual es la mejor. Para este análisis, probamos la versión de PS4 normal, y francamente, no deja nada que desear a la PS4 Pro, quitando, claramente, la mejora en resolución y la estabilidad, claro está. La diferencia, como veréis, es muy sutil.

 

 

UN BELLO LENGUAJE ENTRE BESTIA Y HUMANO (Banda sonora del juego)

 

La magistral banda sonora, compuesta por un grande entre los compositores japoneses,  Takeshi Furukawa, nos traslada a una epicidad y una emoción indescriptibles, belleza en todos los sentidos que se destila al escuchar cada uno de sus temas. Increíble. Podríamos generar mil y un ríos de palabras, pero no hay nada mejor que la escucha sin más para entenderlo. Aquí tenéis una selección de varios de los mejores temas, según aquí servidor, Luis Urueña, de The Last Guardian. Disfrutad.

 

 

 

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

Definitivamente, hay que darle la enhorabuena a Fumito Ueda por traer esta gran obra de arte hecha videojuego. The Last Guardian se queda en nuestros corazones, con una propuesta sencilla, algo extraña y pasada de tiempo, pero refrescante para el momento en el que estamos actualmente en la industria del videojuego.

 

No hay que negar que sí, no estamos ante un portento gráfico para los estándares de la actual generación, y que peca de muchos fallos (algunos graves en según que casos) con respecto a lo técnico y en el uso de las mecánicas, con movimientos y acciones muy toscas al manejo, o reacciones poco pulidas, y que a estas alturas, deberían de haberse subsanado sin problemas. Algo que a ojos muy críticos, no ayuda a que su jugabilidad se vea lo mejor que pudiese ser.

 

 

No obstante, y obviando la evidencia señalada arriba, no negaremos en colmarle de todo el amor posible (ya que en la realidad muchas veces, y desgraciadamente, no se nos corresponde tanto como debería…), mientras disfrutamos del viaje entre este chico y su amigo, Trico, en busca de su regreso a casa. El amor, un sentimiento que siempre necesitaremos vaya donde vaya nuestra alma, a contracorriente, al igual que este videojuego. Una obra de arte que merece un gran respeto, tanto por su sentimiento como por lo que ofrece, algo distinto y a la vez único.

 

¡Sin más que decir, nos vemos! Seguid a Game On, para conocer e informaros sobre la actualidad del mundo de los videojuegos.

9.0

Pros

  • Una obra de arte hecha videojuego. The Last Guardian es probablemente uno de los exclusivos imprescindibles para PS4, con una propuesta única y diferente.
  • Una trama que eleva la sensación y los sentimientos en torno a su jugabilidad, habiendo una simbiosis y un vínculo entre animal y humano muy bien realizado.
  • El diseño artístico de los personajes, tanto de Trico como del niño que controlamos. La criatura, especialmente, parece estar viva.
  • Una jugabilidad que casa perfectamente con lo expuesto en la trama, teniendo que contar con la habilidad de la criatura para la resolución de puzzles y rompecabezas, luchar contra enemigos y saltar y superar fases de plataformeo.
  • Una magistral banda sonora, compuesta por el gran Takeshi Furukawa, que nos traslada a una epicidad y una emoción indescriptibles.

Contras

  • No presenta un apartado gráfico acorde a los estándares de la actual generación, pareciendo un juego de la anterior generación.
  • Para aquellos que no hayan jugado a los títulos de Team ICO, muchos encontrarán este juego con un desarrollo demasiado "lento" y raro para sus estándares como jugadores.
  • Al final algunas mecánicas y controles quedan algo "desfasadas" en la técnica, y por tanto, hay muy poca adaptación a los tiempos que corren, siendo toscas y poco pulidas en su ejecución.
  • El motor de física, de "muñeco de trapo", presenta problemas en algunos casos, jugando a veces malas pasadas.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review
Views 203

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías