El 13 de Noviembre de 2007, nació una de las sagas más conocidas de hoy en día en la industria de los videojuegos. Una saga que marcó las bases de diversos controles y mecánicas de juego, que luego fueron imitadas por gran cantidad de títulos. Una serie de juegos que dividiría a los fans en dos bandos, casi como si de una “Civil War” se tratase, entre Asesinos y Templarios, a lo largo de varias épocas de la historia de la humanidad.

 

 

Si aún no has tenido la oportunidad de jugar o probar todos los títulos de Assassin’s Creed y tienes un dilema en cuanto a si deberías darles o no un intento, desde Game On te damos un listado de motivos por los que quizás deberías jugarlos o ni tan siquiera probarlos en esta serie de retrospectivas que aquí empieza, titulada para la ocasión como “Assassin’s Creed: Memorias del Animus”.

 

 

Aquí vamos con la primera parte, adentrándonos en la saga de juegos y de productos varios del primer asesino conocido en la vasta y extensa historia del credo: Altaïr Ibn-La’Ahad.

 

ASSASSIN’S CREED

 

 

Para empezar a hablar sobre el primer juego de Assassin’s Creed, debemos haceros una breve contextualización de su historia. Assassin’s Creed nos sitúa, como ya podemos ver, en la piel de Altaïr Ibn-La Ahad, cuya historia se desarrolla en el siglo XII, en plena Tercera Cruzada,  entre las ciudades de Damasco, Jerusalén y Acre. Son escenarios a los que nos tendremos que acostumbrar, pues salvo momentos muy determinados de la historia, o cuando nos encontremos en nuestra fortaleza de Masyaf, serán las ciudades donde se desenvuelve el 90% del juego. Y es aquí donde se revela el primer punto negativo, que por muy diferentes que se puedan ver a nivel estético estas ciudades, las tres cumplen la misma estructura y en ocasiones no somos conscientes de la ciudad en la que nos encontramos, debido a su semejanza.

 

 

En cuanto a la historia, viviremos la única historia que habla de un miembro de la orden de Asesinos real. No de un héroe o un aventurero, no. En Assassin’s Creed encarnamos a un Asesino de verdad, un Hashashin, que trabaja por y para el credo, y que nunca se cuestiona ni un ápice. Quizás sea este el siguiente punto negativo, dado que no cuestiona ninguna de las misiones que le ordena ejecutar su maestro Al-Mualim. Y es aquí cuando, sin ánimo de hacer spoilers, sentimos que puede que sea el personaje más plano y vacío de los primeros juegos de la saga. No logramos encontrar esa empatía necesaria con el personaje, tan solo acatamos órdenes una tras de otra hasta enfrentarnos a nuestro enemigo final.

 

 

La monotonía es un punto importante, pues el propio juego se basa en 9 asesinatos de miembros importantes de la orden de los Templarios (Tamir Bin Musa, Garnier de Naplouse, Talal, Abu’l Nuqoud, Guillermo de Montferrat, Majd Addin, Sibrand, Jubair Al Hakim y Robert de Sablé). Para lograr todos ellos tendremos que llegar a una de las tres ciudades anteriormente citadas. Una vez en ellas, nos subiremos a las ya conocidas atalayas y exploraremos un leve porcentaje del mapa, con el cual ya podríamos realizar nuestro asesinato. Tan sólo se requieren 3 o 4 pruebas para poder ejecutar la misión de asesinato.

 

 

Pero no todo son puntos negativos en este juego. Assassin’s Creed puede ser de los juegos que más premian el sigilo y el parkour. A diferencia de otros juegos posteriores de la saga, que centran toda su atención en el combate, este apuesta por el dominio del sigilo.

 

 

Cabe destacar también que quizás en los tiempos que vivamos recomendaría jugar al primer Assassin’s Creed. Para alguien que sienta mucho aprecio por la franquicia y quiera nutrirse de la historia original que dio pie al actual gran icono de los videojuegos de Ubisoft para muchos.

 

ASSASSIN’S CREED: ALTAÏR’S CHRONICLES

 

 

Assassin’s Creed: Altaïr’s Chronicles es una precuela del primer Assassin’s Creed, lanzada para Nintendo DS y para plataformas móviles Android e iOS. En dicho título revisitaremos la ciudad de Jerusalén, pero para nuestra increíble sorpresa Altaïr pierde esa esencia de sigilo, hurto y infiltración. Siendo más sinceros, las acciones de nuestro protagonista se limitarán a saltar, correr y atacar.

 

Cabe destacar que pese a sus limitaciones tanto gráficas como técnicas, podemos decir que el juego resulta ameno si se sabe disfrutar y evitar odiosas comparaciones con los títulos para las plataformas de sobremesa de la saga.

 

 

Como es evidente, este título puede catalogarse de “fanservice”, dado a que no cumple las expectativas de él esperadas. Ni siquiera su historia resulta del todo relevante para los otros títulos, e incluso en ocasiones se siente como que no se complementa para nada con la historia de Altaïr, pero todo esto no quita que pueda ser un titulo totalmente disfrutable.

 

 

ASSASSIN’S CREED: BLOODLINES

 

 

Bloodlines es una adaptación de las aventuras de Altaïr, lanzada única y exclusivamente para la primera portátil de Sony, la PSP. Evidentemente, bebe de forma directa de la trama del primer Assassin’s Creed, contándonos una nueva aventura, pero sometido sin duda alguna a las limitaciones gráficas y técnicas de esta plataforma.

 

Cronológicamente se sitúa entre la primera y segunda entrega de la franquicia, y a pesar de estar protagonizada por Altaïr, la trama tiene mucha influencia y relevancia posteriormente en los acontecimientos de la historia del asesino florentino renacentista Ezio Auditore. En esta entrega, los Templarios difundirán el rumor de que el líder de los Asesinos ha caído, algo que si somos del todo objetivos y acordes con los acontecimientos del primer juego, es bastante cierto. Motivados por el rumor, los Templarios se lanzarán en una oleada de intentos de hacerse con el Fruto del Edén. Bajo esta premisa, Altaïr deberá combatir contra ellos, secuestrando a Maria Thorpe, una Templaria inglesa contra la que ya combatió en Assassin’s Creed y de gran relevancia en la historia general de la saga.

 

 

Todo esto se desarrolla en el nuevo escondite del Fruto del Edén, la isla de Chipre. Quizás los aspectos que repercuten en la relación genética a través del Animus entre Altaïr, Ezio y Desmond quedan bastante abandonados, por lo que deberemos jugar y prestar atención a Assassin’s Creed 2 para entender mejor los acontecimientos ocurridos en Bloodlines. Pero en contraposición a esto,¨precisamente la escasez de datos relevantes en función a la relación genética de Altaïr y sus descendientes permite a este título una independencia en cuanto a historia y jugabilidad que para los usuarios de PSP es de agradecer.

 

 

ASSASSIN’S CREED: INITIATION

 

 

Assassin’s Creed Initiation es un corto de animación que narra el proceso del rito de iniciación de Altaïr previo para ingresar en la orden de Asesinos. Un pequeño capítulo de la historia de este Asesino, que aquí lo podréis ver con subtítulos en español:

 

 

ASSASSIN’S CREED: THE SECRET CRUSADE

 

Assassin’s Creed: The Secret Crusade es una novela escrita por Oliver Bowden, publicada el 23 de Junio de 2012. Es la primera adaptación oficial de los videojuegos al papel, donde se narran los acontecimientos vivídos por Altaïr en en Assassin’s Creed, Assassin’s Creed: Bloodlines y Assassin’s Creed: Revelations, desde la perspectiva de Niccolo Polo, el padre del famoso comerciante y explorador italiano Marco Polo.

 

 

Sinceramente, desde Game On no podemos obviar la importancia y la gran riqueza que tiene toda la saga de Altaïr, digna de degustar de principio a fin. En la próxima parte, continuaremos penetrando en el interior de la memoria genética del Animus para hablar de la saga del siguiente Asesino en la historia de la franquicia: Ezio Auditore de Florencia. ¡Hasta entonces!

Published
Views 186

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías