¡Hola, muy buenas gameoneros! Tras más de 20 años y de 6 juegos donde la acción privaba de la tensión y el terror al jugador (en algunos casos más que otros), volvemos de nuevo a la esencia pura del Survival Horror, con Resident Evil 7: BiohazardNo está de más decirlo, a viva voz y sin despeinarse: ¡YA ERA HORA, CAPCOM!

 

Se pedía a gritos una vuelta de tuerca en la dirección de la saga, en este caso, con un retorno a los orígenes, en forma de tensión, sustos, puzzles, exploración y algún que otro combate, eso sí, con munición limitada, como debe ser, no nos pasemos. Sinceramente, tanto tiroteo, tantas balas y tan poca chicha y sorpresa en cuanto a trama llegaba a cansar en demasía, no sé vosotros qué opinaréis al respecto.

 

 

En el programa de radio, hemos dado aquí servidor, Luis Urueña, nuestro director Jaime Martínez Barahona, y nuestras compañeras Lara Caballero de la Zona Respawn, y Makoto de PlayKawaii, nuestra opinión acerca del regreso por todo lo alto de esta saga de terror y supervivencia de la compañía Capcom, algunos con especial pavor…

 

 

¡No esperemos! Veamos qué nos depara esta nueva entrega de esta famosa franquicia que hizo popular y bueno en su momento en los 90-2000, y ahora de nuevo en 2017, el género del terror y del Survival Horror en los videojuegos.

 

AHORA ERES PARTE DE LA FAMILIA

 

En la trama nos encontramos unos 4 años después de lo ocurrido en Resident Evil 6, aunque casi todo parezca indicar lo contrario, que estamos ante un pequeño reinicio dentro de la saga, con nuevos personajes, situaciones y hechos que poco o nada tienen que ver con lo ocurrido anteriormente en otros juegos. Aunque alguna que otra referencia tendremos, no se puede negar. Umbrella está por todas partes…

 

 

 

Somos Ethan Winters, un norteamericano normal y corriente, que tras 3 años buscando a su mujer, Mia, y dándola por perdida y muerta, recibe un mensaje de ella diciéndole que sigue viva, encerrada en una casa a las afueras de Lousiana, secuestrada por una familia rural, los Baker. Hacía allí se encaminará Ethan, donde descubrirá que los Baker no son precisamente gente muy normal… Una cepa de virus extraña los ha infectado y los ha vuelto “inhumanos” y locos, y tendrá que vérselas con ellos para salvar a Mia y salir sanos y salvos de allí.

 

 

 

Sin duda, los ingredientes del terror y la tensión más desquiciantes estarán servidos. Durante más de 15 horas de duración, el juego nos pondrá en verdaderos aprietos si queremos sobrevivir y salir vivos de una pieza, ya que Ethan, aún pudiendo manejar armas, no es tan ducho en ellas como protagonistas anteriores como Claire o Chris Redfield, Jill Valentine o Leon S. Kennedy. Esto es un aspecto positivo, ya que con este protagonista al fin nos alejamos de tener esa facilidad en el combate de la que a veces gozaban nuestros personajes controlables, sobre todo en las últimas entregas de la franquicia, que llegábamos a poder pegar patadas giratorias, hacer suplex y demás parafernalia sacada de la WWE para zafarnos de los zombies y las armas biológicas que la Corporación Umbrella nos lanzaba con ansias.

 

 

Aquí, es todo lo contrario. Ethan es un personaje, que recalquemos bien, es un tipo normal y corriente, que si bien podrá manejar armas de fuego con gran destreza, veremos que en cuanto a forma física al correr, dar golpes o esquivar es de lo más común entre los mortales. Acostumbraros a tener en cuenta esto, ya que esto nos hará sobrevivir o no más de una vez.

 

El resto de personajes, como es el caso de Zoe o nuestra propia mujer, Mia, cumplen estricta y genialmente sus respectivos papeles, dándonos ese toque cercano y de esperanza en situaciones poco agraciadas, de llegar a salir de esta pesadilla impuesta por la familia Baker en su propio terreno.

 

No podían faltar las claras referencias cinematográficas o seriéfilas en Resident Evil 7. Este videojuego de Capcom rezuma inspiración en la mayor parte de sus aspectos, por poner ejemplos: la cinemática inicial con Mia hablándonos (referencia directa a los minutos iniciales de The Blair Witch Project), el paisaje mostrado en vista aérea de Louisiana (referencia a otra secuencia de la serie True Detective), y la más llamativa, la escena de la cena con los Baker estando maniatados (muy inspirado en la propia escena de La Matanza de Texas). Así, veremos que el juego también está plagado de muchas otras referencias a otras películas u otros productos de terror, como es el caso de Evil Dead (“Groovy!”), El Amanecer de los Muertos, Alien, Saw, o incluso a obras del propio Stephen King, como El Resplandor, o Los Chicos del Maíz.

 

Claramente, los mayores y mejores antagonistas son los propios Baker, en especial el padre, Jack, que no parará de perseguirnos y de humillarnos soltándonos comentarios de lo más escalofriantes y psicópatas; la madre, Marguerite, que también nos perseguirá cual loca desquiciada y nos dará más que un susto de cerca; Lucas, el hijo inventor desquiciado que nos pondrá en más de un aprieto con sus acertijos y sus trampas letales por toda la casa; o la “abuela”, que muchas veces nos la encontraremos quieta mirándonos fijamente. ¡Han sabido dar en el clavo en cuanto a enemigos, si señor! Y es que desde hace unos cuantos años en Resident Evil, se pedía a gritos un retorno en forma en este aspecto.

 

 

 

Al fin podemos decir que estamos ante unos villanos dignos de la estirpe del mismísimo Albert Wesker o Osmund Saddler (el villano principal de Resident Evil 4), revitalizando la trama y dejándose de fantochadas y tonterías de dominación del mundo y esas cosas, y llevando al extremo sus intenciones, todo ello eso sí, dentro del marcado aire de cine de terror de Serie B que siempre ha estado en la franquicia desde sus inicios allá por 1996.

 

DOMINA TUS MIEDOS

 

En este Resident Evil descartamos la acción desenfrenada para pasar al Survival Horror clásico, más acorde con lo visto en el primer juego de la saga, y con todo lo bueno que eso conlleva: exploración exhaustiva de los escenarios, pasillos estrechos, puertas chirriantes con peligros tras ellas al acecho, poca luz, monstruos y armas biológicas, como los llamados “Holomorfos”, y en este caso, una familia de infectados (no zombis), que nos acecharán y nos buscarán por el entorno… y un largo etcétera.

 

 

Lo que más canta a la vista es el cambio de perspectiva de tercera a primera persona, algo diferente a lo acostumbrado en la saga, y que aquí, aunque a muchos no les agrade la idea, le sienta como anillo al dedo, ayudando a meternos de lleno en su atmósfera, muy tensa e inquietante por momentos, sobre todo si jugamos con las gafas PlayStation VR, muy recomendable hacerlo, es una experiencia diferente y refrescante dentro de la franquicia, aunque no muy recomendable para los “caguicas”…

 

No obstante, todo, como se puede ver, huele a Survival Horror clásico y puro. Tendremos un inventario a nuestra disposición, con huecos limitados que tendremos que gestionar, y un sistema de creación y combinación de objetos, para crear por ejemplo las clásicas medicinas y la munición, y para resolver ciertos tipos de puzzles o incluso crear llaves o herramientas para abrir puertas antes inaccesibles.

 

 

 

Y por supuesto, el combate será la parte en la que tendremos que centrarnos menos en esta entrega, aunque eso no quita de que habrá que defenderse de vez en cuando. Tendremos pocos tipos de armas, pero suficientes para enfrentarnos a lo que nos venga encima, como pistolas, escopetas, ametralladoras o cuchillos. Algunas de ellas (las más poderosas sobre todo) tendremos que fabricarlas o arreglarlas nosotros de forma “casera”, como es el caso del lanzallamas, el lanzagranadas, la escopeta de cañón doble (¡¡Qué maravilla!!) o la poderosa y temible Magnum. Y al fin, y como en las 3 primeras entregas de la saga, tendremos munición limitada, por lo que tendremos que ir rebuscando por todo el escenario y guardar ese bien tan preciado para cuando lo necesitemos de verdad.

 

 

 

La parte negativa recae, en general, en los puzzles, siendo de muy fácil resolución y poco imaginativos y repetitivos en resolución a veces, muchos de ellos recurriendo a juegos de luces y sombras, engranajes, manivelas, y poquito más. También hay que recalcar, que hay poca variedad de enemigos. Aún contando con la familia Baker y los Holomorfos, podría haberse hecho más esmero en introducir más tipos de armas biológicas, o incluso que hubiese hecho aparición alguno de los tipos de experimentos o B.O.W. más clásicos como los Lickers o los Hunters, por ejemplo. Puestos a pedir, ¡metería hasta al Nemesis si hiciese falta (“¡S.T.A.R.S.!”, qué recuerdos…)!

 

 

Se podría haber hecho más hincapié en estos aspectos en concreto, pero aún así, en nuestra humilde opinión, era esperar demasiado. Bastantes cosas buenas trae de serie este título, se le puede perdonar.

 

INMERSIÓN VISCERAL

 

Uno de los recursos habituales en cualquier producción audiovisual de terror es, claramente, la ambientación. Y aquí, como no podía ser menos, es la pieza clave del conjunto, trasladándonos a una casa abandonada, tenebrosa, llena de maleza o espeso bosque, muy similar en sensaciones y en esencia a lo visto en la Mansión Spencer años atrás con el primer juego de la saga.

 

Los efectos en texturas y modelados se muestran de una manera única y genial, todo ello gracias al motor gráfico RE Engine, creado desde cero para la ocasión, y que permite darnos sensaciones fotorrealistas en el conjunto general.

 

 

 

Aunque, como suele pasar a veces, no es oro todo lo que reluce. En algunos casos, muchas de las texturas, si nos acercamos detenidamente a observar ciertos elementos del escenario, se desdibujan y quedan algo borrosas. Esto no es que empañe la experiencia del todo, hay aspectos que compensan esto de sobra. Lógicamente, como se puede vislumbrar aquí, los modelados de los personajes, tanto antagonistas como aliados, y un genial uso de la iluminación ambiental, hacen que Resident Evil 7 ostente un acabado gráfico sensacional, y muy, muy inmersivo.

 

 

 

Destacable también el uso del sonido, que en un videojuego de Survival Horror que se precie es sin duda uno de sus puntos fuertes a ser explotados,  y aquí sin duda, estamos ante un caso muy parecido al que se puede experimentar en otro mastodonte del género reciente, Alien: Isolation (salvando las distancias en cuanto a temática, claro). En este caso, todo lleva a una sensación escalofriante y muy realista, con el sonido, por ejemplo, del golpear del viento exterior a las ventanas de la mansión de los Baker, la caída de gotas de lluvia sobre el cristal, los quejidos de la madera al pisar el suelo de la casa… Sinceramente, es un aspecto muy cuidado, y que si tenéis oportunidad de probar este juego, lo agradeceréis mucho.

 

Tras esto, os dejamos como es costumbre una comparativa gráfica entre las diferentes versiones, de PC (gráficos Mínimos a Máximos), Xbox One y PS4, tanto en versión normal como en PS4 Pro. ¡Juzgad por vosotros mismos!

 

 

 

 

TODO EL MUNDO… HA MUERTO (Banda sonora del juego)

 

Este nuevo título de la franquicia presenta, después de muchas entregas sin tenerlos, temas icónicos dentro de su banda sonora.

 

Este es el caso de las habitaciones de guardado, que como en los primeros juegos, en ellas sonará una melodía que nos incita a la calma, la paz, el descanso de tanta tensión, problemas y sustos que plagan los niveles del juego. Una vuelta a esta música que, sinceramente, se agradece, con una sensación hogareña y acogedora muy placentera.

 

 

¡Y cómo no! Hay que destacar el tema principal de esta séptima entrega de la franquicia, que es nada más y nada menos que una versión del clásico “Go Tell Aunt Rhody”, una canción del folklore estadounidense que proviene de mediados del siglo XVIII, tocada originalmente en una ópera francesa escrita por Jean-Jacques Rousseau (Sí, el famoso filósofo), que fue pasando de generación en generación desde la época colonial de Estados Unidos hasta la actualidad.

 

Esta versión ha sido hecha expresamente para el juego, con una letra modificada y ambientada en su temática y su historia, más que acertada, reflejando esa atmósfera oscura y decrépita, junto con el ambiente rural de la américa más profunda, en este caso, de la laguna de Louisiana, donde tiene lugar este regreso al terror como nadie ha visto en tanto tiempo. Escalofriante y bello al mismo tiempo. Nunca un tema había transmitido tanto por un juego en sí desde hace tiempo.

 

 

CONCLUSIÓN

 

En definitiva, Resident Evil 7: Biohazard es un título que hace buena gala por cuenta propia del regreso del Survival Horror clásico a la franquicia.

 

Capcom, hay que decirlo, ha hecho muy muy bien los deberes, de sobresaliente, y al fin ha sabido traernos con un sabor diferente y a la vez familiar el concepto jugable de los primeros títulos de la saga, con un cambio de perspectiva enfocado ahora en la primera persona, con unos personajes tanto antagonistas como protagonistas muy remarcados e interesantes, y una imagen, en general muy realista (a veces hasta fotorrealista) y llena de auténticos momentos tensos y de terror.

 

Pocos errores remarcables se le pueden achacar a esta entrega, a excepción, como hemos dicho anteriormente, de la falta de variedad en los puzzles, que muchas veces llegarán a tener resoluciones muy parecidas. Pero quitando esto, poco podemos pedirle más a este videojuego, que ha conseguido que al menos a aquí servidor, Luis Urueña, le haya superado en sus expectativas. Algo, que a estas alturas, es harto complicado de que ocurra, y es de agradecer.

 

 

Lástima que hayamos tenido que esperar 6 juegos para que Capcom se diese cuenta de su mal enfoque en la acción en pos del Survival Horror, pero bueno, con esta séptima entrega, vamos progresando, oye. Un gran título Triple A para estos comienzos de 2017 sin duda, eso si, no muy recomendable para mentes susceptibles al miedo y la tensión…

 

¡Sin más, nos vemos! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las curiosidades del mundo de los videojuegos.

9.7

Pros

  • Un retorno a las raíces de la franquicia en formato de Survival Horror muy clásico: exploración y búsqueda de objetos, puzzles, combate con munición limitada, sustos, tensión... Es genial estar de vuelta.
  • Unos personajes, tanto antagonistas como protagonistas, muy remarcados e interesantes, en especial la familia Baker, que hace gala de ser un grupo de villanos terroríficos, y genialmente construidos.
  • El cambio de perspectiva de tercera a primera persona, ayudando a meternos de lleno en su atmósfera, muy tensa e inquietante por momentos. Muy recomendable jugar en PlayStation VR, si no eres muy miedoso...
  • Los efectos en texturas y modelados se muestran de una manera única y genial, casi fotorrealista, todo ello gracias al motor gráfico RE Engine, creado desde cero para la ocasión. También destacar el uso del sonido, dando una sensación escalofriante y muy realista.

Contras

  • En algunos casos, muchas de las texturas, si nos acercamos detenidamente a observar ciertos elementos del escenario, se desdibujan y quedan algo borrosas.
  • Los puzzles son de muy fácil resolución, poco imaginativos y repetitivos a veces.
  • Hay poca variedad de enemigos, contando únicamente con los Holomorfos y la familia Baker.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review Videojuegos
Views 207

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías