¡La espera ha terminado! Vamos a realizar una breve reseña sobre Logan, la última película de Hugh Jackman en el papel de su personaje superheroíco más reconocido por el público dentro de su carrera cinematográfica: el salvaje y bestial mutante canadiense de las garras de Adamantium, Wolverine (conocido en España como Lobezno).

 

La trama de Logan se desarrolla en un futuro muy cercano, concretamente en 2029, en un mundo donde los mutantes, y evidentemente, los X-Men ya no existen. Tan solo queda un viejo y cansado Wolverine que cuida de su amado y anciano profesor Charles Xavier, con la ayuda de Caliban, el mismo mutante que pudimos ver en X-Men: Apocalipsis. Todo esto bajo una ambientación y una estética de puro cine western y algo post-apocalíptico.

 

 

En esta película podemos observar a un Logan mucho más gastado, que evita sacar sus garras porque le produce un serio dolor en las manos, cuyo factor regenerativo ya esta más que agotándose. Un Logan que trata de huir en todo momento de su pasado como Wolverine.

 

 

El hecho de que esta película esté hecha para mayores de edad, con una clasificación R, hace que la violencia que caracteriza a Wolverine sea la idónea. Una violencia que nos hace entender mejor la situación en la que vive Wolverine en el momento que acontece la cinta.

 

 

Dentro de lo que es ya la parte más referida al mundo videojueguil y de otras ficciones, existen muchas posibilidades para comparar esta cinta con The Last of Us (sobretodo viendo la relación Joel-Ellie comparada con la de Logan-Laura) o la película Terminator 2 (un poco aludiendo también a la relación entre el Terminator y John Connor, y algo en su ambientación post-apocalíptica). Básicamente en las 3 se vive el mismo argumento, pero lejos de ello, las tres se ven a su vez diferentes, aquí tomándose muchas más referencias, claro está, a los cómics de Marvel del personaje, como es el caso de Old Man Logan, o Wolverine: The End, entre otros.

 

 

Esta película se desarrolla en un plano paralelo a las otras cintas de la saga de los X-Men de Fox, lo cual ayuda todavía aún más a la película a tener un sentido independiente y completo de por sí. Es una película que para nada bebe de otras, ni requiere nada de otras, pues es una historia cerrada en sí misma.

 

 

En cuanto a los protagonistas de la cinta:

 

  • Patrick Stewart finaliza aquí su etapa como Charles Xavier, realizando un papel imprescindible en la película. En momentos actúa como el mítico Profesor X que todos conocemos, pero debido a su demencia senil, su poder le controla a él por instantes, lo cual genera que este se convierta en un niño pequeño y adopte actitudes nada típicas en el personaje, es en este personaje donde sientes una gran lástima.

 

 

  • Pero no solo Charles Xavier ha envejecido. Wolverine, interpretado por el grandísimo Hugh Jackman, se verá en una situación muy similar, pues cada golpe, corte, disparo o caída se resienten más que el anterior y ya no se regenerarán de la misma manera. En esta cinta, Hugh Jackman tiene una interpretación de 10, dejándonos tras 17 años de interpretación con el personaje su versión de Logan más humana, la más cercana al público y con la que más empatizaremos.

 

 

  • Dafne Keen, interpretando a la primera versión cinematográfica de X-23, o mejor dicho, a su alter-Ego, Laura Kinney, de niña. No podría imaginarme mejor interpretación de este personaje. Prácticamente sin hablar o articular palabra alguna, logra comunicarse y desenvolverse a la perfección durante toda la trama. Eso sin entrar a debatir lo que llega a imponer X-23 siendo tan solo una niña. Es aquí donde reside la magia de este personaje, siendo un arma muy peligrosa pero a la vez muy inocente, dado que no deja de ser una niña que podemos ver entre momentos en los que irradia autentica felicidad y momentos de auténtica agresividad y destrucción por su parte.

 

 

La relación entre estos 3 personajes, Logan, Charles, y Laura, será más que intima. Veremos como Logan trata a Charles como su padre, y a su vez Logan trata a Laura como su hija. Realmente hay una relación muy muy familiar entre ellos.

 

 

Cabe reseñar que, como punto negativo, el hecho de que los productores y el propio director de la película, James Mangold, quisieran enfatizar en los personajes, en el contexto y en la trama se nota que en ocasiones la película puede rodar algo más ligera, y que algunos puntos pierden la intensidad que merecen para que otros si la tengan.

 

 

Sencillamente, Logan es el cierre de todo un ciclo, de toda una etapa en la que Hugh Jackman encabezó las películas de X-Men, desde su primera aparición en el 2000 hasta hoy. Es el final para toda una generación de mutantes, un final que sin duda alguna nos dolerá y emocionará, como ha dicho el propio Hugh Jackman: “Creo que no habría mejor forma para finalizar esta etapa de mi vida como Wolverine”.

 

 

Published
Views 179

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías