¡Hola, muy buenas gameoneros! ¡Aquí vamos con un título de rol y acción muy particular, tanto en su propuesta como en su propio desarrollo, llamado NiOh, un nombre japonés que traducido significa “El Rey/Señor Benevolente”.

 

Habiendo sido anunciado en el año 2004 (una friolera de tiempo ha pasado, como se puede ver) como un proyecto nacido de las propias manos del genio cineasta Akira Kurosawa, tuvimos múltiples revisiones e idas y venidas constantes de ideas para esta propuesta, hasta que cayó en las filosas y nada desdeñables hojas de katana desarrolladoras del estudio Team Ninja, conocidos por ser los creadores de nada más y nada menos que las sagas Ninja Gaiden y Dead Or Alive, entre otras.

 

 

 

Acompañemos en el camino del guerrero y del honor al británico William Adams, un hombre que ha visto y contemplado cuanto menos podríamos imaginar en su vida…  tras su paso por las cuatro gotas perfectas de lluvia que forman las islas de Japón. ¡Vamos allá! 

 

LA VIDA Y LA MUERTE FORMAN UN CICLO, DEL CUAL RENACERÁS

 

Nos trasladamos al Japón Feudal del siglo XVII, durante el Período Edo o de los Reinos Combatientes (una época ya visitada en juegos como Shōgun: Total War 1 y 2), encarnando a un personaje que existió en el pasado real histórico, William Adams, un británico conocido como el primer “Samurái Occidental”, aunque aquí tratamos con su historia de forma idealizada tomándose sus propias licencias (ejem, ejem, como ese parecido físico sospechoso a un Brujo conocido, procedente de Rivia…), muchas de ellas de carácter sobrenatural. 

 

 

 

William se encuentra al comienzo del juego perdiendo a su ser espiritual, llamado Saoirse, que desde joven le instruyó y le acompañó en las artes de la espada. Es por ello, que deberá partir recorriendo las islas de Japón en busca de aquel enemigo que le arrebató la vida a Saoirse, Edward Kelley (otra figura histórica británica de la época, un místico ocultista relacionado con John Dee), cruzándose con diferentes criaturas, ejércitos enemigos y aliados de diversa índole (entre ellos, como no, personajes históricos japoneses) que salpicarán sus andanzas por la tierra del Sol Naciente.

 

Lo más destacable y reconocido en NiOh es, francamente, su estilo de juego, que como muchos habrán observado ya, bebe mucho de las influencias de la saga Souls de From Software, aunque claro está, con un toque más de época feudal japonesa que del medievo europeo en su ambientación, así como también de Ninja Gaiden, algo más propio de la casa. Y, tal y como hemos marcado antes, al ser un proyecto venido de Akira Kurosawa, encontraremos en su ambientación y su trama pura esencia samurái respirando por los cuatro costados, no pudiendo evitar el hacer referencia aquí a muchas de sus películas como Los Siete Samuráis (Shichinin no samurai), Rashōmon, o Trono de Sangre (Kumonosu-jō).

 

 

Un punto negativo en cuanto a la trama es el poco aprovechamiento del marco histórico en el que se ambienta el juego, habiendo muchas, muchas licencias sacadas de la manga que descuadran un poco. Es algo que se podría haber explotado mucho más, aun siendo de manera sobrenatural y de fantasía oscura, pero sin perder integridad en su historia ni ser tan idealizado todo. Algunas de las misiones secundarias, además, a raíz de esto, no tienen mucho sentido dentro de lo que nos cuentan, no guardan coherencia alguna dentro de la historia principal.

 

 

 

Entre los enemigos a enfrentar, aparte de los humanos, nos encontraremos con los llamados Yōkai, que son espíritus, demonios y criaturas oscuras que han corrompido las mentes de algunos de los altos cargos del Shogunato y de sus guerreros, y han acabado suplantándolos y asimilándolos físicamente. Son muy duros, brutales y complicados de derrotar (podríamos llamarlos algo así como los “Huecos/No Muertos” o las “Bestias” de NiOh, comparando con lo visto en Dark Souls o en Bloodborne, respectivamente). Eso sí, no es que sean muy variados en sus formas, siendo algo repetitivos y poco inspirados, algo que tiene un poco de delito por parte de Team Ninja, ya que los Yōkai protagonizan muchas de las historias de la mitología o folklore japoneses en múltiples formas, especies y poderes distintos.

 

 

Pobre Geralt… esto, William, sí eso, William… Ten cuidado con las ranas o los sapos, que aunque no críen pelo, dan buenos lametones…

 

Y sí, al igual que en los juegos del señor Hidetaka Miyazaki y compañía, tendremos que enfrentarnos a jefes o bosses finales por zona, cada cual más complicado con diferentes patrones marcados de ataque a seguir, y estos sí, más elaborados en su diseño e inspirados que con los enemigos normales. Al menos aquí, si que tendremos unos diseños muy dignos para el jugador, claramente.

 

En cuanto a duración, nos encontraremos en torno a 70 horas totales en su modo historia, añadiéndose claro está, la duración de las misiones secundarias, que no son pocas por cada una de las zonas del juego. El modo historia podremos jugarlo además de en solitario, invitando a un colega en cooperativo, que al igual que en Dark Souls, tendremos que tener un objeto específico para “invocarlo”.

 

 

UNA DINASTÍA PELIGROSA

 

NiOh, al igual que en las sagas de juegos en las que se basa, es exigente, muy violento y muy completo en opciones, tanto de armamento a manejar como de armaduras y trajes a equiparnos, aunque, esto siendo un punto muy positivo, conforme avanzamos en su desarrollo jugable, se desmarca mucho de lo visto en los títulos de From Software, tomando una identidad propia nada desdeñable, mucho más rápida y frenética si cabe, muy centrada en filetear y trocear enemigos a base de espadazos, como se podría ver en un Hack & Slash, aunque no sea precisamente igual en sensaciones del todo que lo mostrado en uno de estos juegos, en mi opinión personal.

 

 

 

Aquí tendremos mecánicas muy parecidas a este tipo de juegos (gestionar el tiempo de reacción hacia y de los enemigos, cubrirse y esquivar mucho, usar golpes certeros y frenéticos para acabar con el enemigo rápido, vigilar nuestra barra de stamina/aguante, aquí llamada Ki…), como el uso de altares que rellenan nuestra barra de vida y el Ki de golpe y que sirven de punto de guardado, muy parecido al sistema de hogueras de los Souls, o el uso de las piedras Amrita, una moneda de cambio que nos servirá para potenciar los atributos y subir de nivel a William, algo equivalente al gasto de las almas de Dark Souls o los ecos de sangre de Bloodborne.

 

Además, tendremos que tener muy en cuenta el equipamiento que llevemos encima, ya que nos influirá en el peso, los movimientos y la fluidez del personaje en el combate.

 

 

 

¡Pero ojo, no todo en este juego es un copia-pega de la saga Souls! También tenemos mecánicas más propias, como es el uso de uno de los espíritus guardianes (de fuego, un lobo llamado “Kato”, de agua, un tiburón llamado “Isonade”, y del viento, un halcón, “Daiba-Washi”) que nos darán bonificaciones de ataque, defensa, Ki… entre otros, que tendremos que elegir al inicio del juego y con poderes místicos diferentes que podremos mejorar con las Amritas.

 

 

 

 

También hay que destacar el uso de diferentes posturas de combate, traídas en cierto modo de Ninja Gaiden aunque con matices distintos, que pueden ser alta, para ataques potentes, media, para el uso de defensas, ataques de costado, y de la mayor parte de las habilidades mágicas de nuestros espíritus guardianes, o baja, para esquivar y moverse más rápido.

 

Esto permite que el combate sea más rico y con más componente táctico, teniendo que hacer verdaderas sinergias con diferentes tipos de armas junto con las posturas para ser más o menos efectivos con los ataques. Como se puede ver, por gracia o desgracia para muchos, se nos abre un abanico muy extenso de posibilidades para adaptarnos a la jugabilidad. 

 

 

Y es que esto, puede que para muchos jugadores sea abrumador en un principio, teniendo que invertir mucho tiempo en cuadrar bien su estilo de juego y sentirse cómodo, algo que a priori ya pasaba con los títulos Souls, pero que aquí se puede acrecentar esa sensación demasiado. No obstante, una vez que aprendamos todo lo que nos ofrece el juego, NiOh se nos planteará como una propuesta muy satisfactoria y refrescante, con grandes dosis de rejugabilidad y desafío constante. No nos aburriremos, no.

 

MITOS Y FÁBULAS DE LA LEJANA CIPANGO (Apartado gráfico y técnico)

 

Dentro de lo que es el apartado técnico y gráfico del juego, tenemos aspectos definidos por un lado, gráficamente, en cuanto a texturas y modelados de personajes, armas, armaduras… estando muy bien detallados, combinado con su ambientación en el japón feudal, que da un rico matiz diferente a lo visto en otros juegos del mismo estilo. Por otro, entrando en lo técnico, tenemos escenarios y niveles grandes, desde costas abruptas, bosques y parajes llenos de mágica presencia, así como edificaciones típicas del marco histórico en el que se basa el juego. Creerme, recorrer todos y cada uno de estos niveles es una verdadera maravilla.

 

Aparte de esto, los movimientos y animaciones destacan entre todas las cosas que NiOh puede ofrecer. La forma de moverse, correr, esquivar… tan característica de los que siguen el Bushido, cómo William sujeta la vaina de la katana o sus armas al moverse, o incluso al utilizar los poderes de los espíritus guardianes, el cómo se impregna ese aire místico con sólo unos efectos de luces… Alucinante.

 

Como siempre, os dejamos una comparativa gráfica en vídeo, para que lo comprobéis por vosotros mismos. Al ser en este caso un exclusivo de PS4, tendremos para analizar y comparar dos versiones diferentes, la versión de PS4 y la de PS4 Pro, que en sí tiene sutiles mejoras en cuanto a definición, bordes, sombreado e iluminación en esta última.   

 

 

LA VOLUNTAD Y BENEVOLENCIA DEL SAMURÁI (Banda sonora del juego)

 

Una palabra describe la banda sonora de NiOh: preciosidad. Es lo que os vais a encontrar al escuchar semejantes piezas, compuestas por el genial Yugo Kanno (compositor también de la banda sonora del anime de Jojo’s Bizarre Adventure), que hace un trabajo sensacional transmitiendo nota a nota la ambientación de la época feudal japonesa, ese honor y epicidad impregnados en el aire… nada más que añadir. Escuchad algunos de ellos.

 

 

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

NiOh es tan interesante como recomendable, sobre todo para aquellos fans que busquen un sustituto inmediato, aunque no del todo igual, a la saga Souls.

 

 

Team Ninja ha sabido meterse de lleno en un tipo de juego muy de nicho como son estos títulos RPG  de acción, y al mismo tiempo, ha sabido distanciarse y marcarse diferentes notorias como para que sea una experiencia revitalizada y llena de contenido a montones en exclusiva (esperemos que de momento, crucemos los dedos) para PS4, con muchas posibilidades.

 

Estamos ante un juego RPG de acción muy completo, con mucho contenido por delante para el jugador más experimentado, y que cuenta con grandes mecánicas jugables como el uso de espíritus guardianes, y la combinación táctica de posturas y armas al atacar, algo muy innovador y que nos hará tener la cabeza en constante ebullición pensando de forma estratégica.

 

Peca de fallos, sí, como es en el caso de la historia, que sí bien es interesante por su mezcla entre realidad histórica y fantasía oscura, a veces no queda del todo bien definida en según que situaciones de la trama nos encontremos (esto ocurre mucho en la misiones secundarias, por desgracia, demasiado desvinculadas de la historia principal). Aparte, los enemigos no están muy inspirados, a diferencia de los jefes finales, que presentan un gran diseño y combates desafiantes.

 

Por lo demás, NiOh es un gran exclusivo para la consola de Sony, que sin duda disfrutarán muchos jugadores. ¡Mi más sincera enhorabuena a Team Ninja!

 

¡Nos vemos! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las curiosidades del mundo de los videojuegos.

8.5

Pros

  • Un RPG de acción muy completo, con mucho contenido, y que cuenta con grandes mecánicas jugables que revitalizan y combinan fabulosamente los conceptos vistos en la saga Souls y en Ninja Gaiden.
  • El uso de los espíritus guardianes, la variedad de armas, armaduras y objetos, así como el sistema de combate con diferentes posturas de ataque permite que haya un gran abanico de posibilidades a la hora de ayudar a definir el jugador su propio estilo de juego.
  • Una banda sonora, de parte de Yugo Kanno, muy bella y digna de escuchar, que acompaña a la perfección a la ambientación feudal japonesa que empapa el juego.
  • El uso de las animaciones, muy fluidas y detalladas, que ayudan a que el frenetismo y el combate sean de lo más satisfactorios posible, así como su ambientación, con un marco histórico en general muy bien llevado en cuanto a edificios y paisajes.

Contras

  • La historia, aún siendo interesante por mezclar realidad histórica y fantasía oscura, no queda del todo bien definida en algunas situaciones de la trama, tomándose demasiadas licencias ficticias de por sí.
  • Los enemigos, sobre todo los Yōkai, no están muy inspirados y son muy repetitivos en su forma.
  • Las misiones secundarias, en general, no guardan coherencia alguna dentro de la historia principal, y son meros trámites para alargar el tiempo de juego.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review Videojuegos
Views 187

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías