¡Muy buenas, gameoneros! ¡La legendaria saga Halo está de vuelta con un nuevo videojuego!

 

De la mano de 343 Industries (los poseedores de los derechos de la franquicia actualmente, encargados de las últimas dos entregas numeradas de la saga y de la Master Chief Collection) y en colaboración con el magistral y genial equipo The Creative Assembly (no puedo decir cuánto los amo, en serio), los creadores de la saga de estrategia Total War y el Survival Horror Alien: Isolation, tenemos Halo Wars 2, la secuela del juego de estrategia en tiempo real para consolas que debutó por entonces en 2009 para Xbox 360 de la mano de Ensemble Studios (Age Of Empires, que nostalgia…).

 

En el programa de radio, aquí servidor, Luis Urueña, como es costumbre, junto con las compañeras del programa Lara Caballero de la Zona Respawn y Makoto de PlayKawaii, y con nuestro director Jaime Martínez Barahona, dio un repaso a las virtudes y fallas que presenta esta nueva iteración dentro del universo Halo de Microsoft.

 

 

 

Ahora, la secuela de esta subsaga o “spin-off” viene cargadita de contenido y novedades para Xbox One y PC en Windows 10, junto con la remasterización del primer título también para PC. Una buena estrategia de mercado para aquellos rezagados que no probaron el primer Halo Wars en su momento. ¡Están de enhorabuena!

Tras las presentaciones y demás alabanzas y contenidos, ¡vayamos sin más demora a realizar el análisis!

 

REPRESALIAS, DEBER Y HONOR

 

Los acontecimientos que tienen lugar en Halo Wars 2 nos trasladan 30 años en el futuro respecto a lo sucedido en el primer juego (que ocurre antes del primero título de Halo con el Jefe Maestro), y un año después de lo ocurrido en Halo 5: Guardians.

 

 

Ayudaremos al capitán James Cutter, a la doctora Ellen Anders, y a la tripulación del Spirit Of Fire, formada en parte por un equipo de Spartan, en su lucha contra un nuevo enemigo ajeno al pacto Covenant o a los Prometeanos, Atriox, un Brute con un ejército propio de mercenarios y desertores que quiere hacerse con el control del Arca, una instalación ancestral preparada para crear halos, y así dominar la galaxia.

 

 

La campaña en sí cuenta con cinemáticas de una calidad excelente, aunque es de recibo el decir que se nos enfrasca demasiado a jugar y no se nos cede la posibilidad de profundizar en la historia y motivaciones de cada uno de los personajes que la ocupan. Aún así, aquí os dejamos con una muestra, para que podíais apreciarla.

 

 

 

Esto hace que sea una historia dentro del rico universo Halo algo descafeinada con respecto a lo visto en las entregas numeradas del Jefe Maestro, aunque para el fan más pintado, no estará de más el conocerla, atando algunos cabos sueltos en ciertos puntos de la trama de estas, e incluso del primer Halo Wars.

 

CONTRA LOS DESERTORES DEL PACTO

 

Estamos ante una propuesta diferente dentro de la archiconocida saga de disparos en primera persona de Microsoft, ya que al igual que el primer juego, estamos ante un “spin-off” de estrategia en tiempo real muy clásica, en este caso con el posible control de dos facciones diferenciadas: los humanos de la UNSC, y los “Banished” o Desterrados, una subfacción disidente del pacto alienígena Covenant, con su consabida jugabilidad base: recoger recursos, construir edificios, entrenar y mejorar unidades para comandarlas para la batalla. 

 

 

Aparte, como suele ser costumbre, una vez consabida esta base tendremos que asumir y aprovechar los puntos fuertes de cada categoría de unidades disponibles a reclutar, que pueden ser de infantería (los más rápidos y sencillos de manejar, sirven para todo tipo de cometidos muy bien, pero pueden ser presa fácil de los vehículos pesados como los tanques Scorpion o los Scarabs), vehículos (ligeros, como los Jeep Warthog, pesados, o de artillería; en general muy potentes en cadencia de fuego y en armamento, especialmente los pesados, pero vulnerables a ataques de naves y unidades aéreas) y naves (los cazas Banshee o los Pelicans entrarían dentro de esta categoría, muy útiles para tareas de rescate, reconocimiento del terreno y acoso a unidades terrestres, aunque pueden caer fácilmente por infantería especializada o por vehículos antiaéreos).

 

 

Contamos con controles genialmente adaptados para consolas, con botones de órdenes muy sencillos y el uso de la cruceta para realizar gestiones (construcciones, mejoras, uso de poderes de apoyo, entrenamiento de unidades…etcétera).

 

 

En cierta medida, nos estrujaremos bien las neuronas para superar las 12 misiones en total que se nos presentan en el modo campaña, muy interesante, y con objetivos muy diferenciados a seguir, muy dinámicos (incluyendo las famosas Calaveras o retos a conseguir, aquí también incluídos, y que tendremos que ir desbloqueando poco a poco), y con un diseño de escenarios muy detallado y muy bien ambientado según el tipo de misión en la que juguemos, algunos realizados de forma más lineal y directa, y otros, todo lo contrario, más abiertos  y teniendo que cubrir muchos frentes a la vez. 

 

Es decir, no todo se reducirá a destruir la base del contrario. Tendremos rescates de prisioneros, usos de artillería para despejar terreno, realizar emboscadas… entre otras cosas. Generalmente, nuestro cometido será manejar a nuestras tropas hasta objetivos o puntos de encuentro designados para la ocasión, en los cuales tendremos que destruir bases o complejos enemigos (de vez en cuando, hasta tendremos luchas contra oleadas o pelotones de enemigos e incluso enfrentamientos contra unidades colosales o jefes finales), y viceversa: en determinados momentos también tendremos que defender nuestras bases de operaciones.

 

 

Tras el modo campaña, también tendremos diferentes modos multijugador, como el típico Escaramuza contra la IA, Deathmatch de hasta 6 jugadores en total, y un modo novedoso y exclusivo, el modo Blitz, que consiste en una suerte de juego de cartas tipo Hearthstone o Magic: The Gathering mezclado con el manejo de unidades, rompiendo los esquemas jugables de lo visto en juegos de este género, sin vernos en la necesidad de construir edificios e invertir en mejoras.

 

Blitz nos permite crear un mazo de cartas plagado de unidades o poderes que, conforme vaya subiendo el contador de energía, podremos ir colocando sobre el mapa para intentar controlar las bases mejor que el enemigo, apostándose pues por una acción más directa y dejando las tareas de gestión a un lado.

 

 

No obstante, uno de los puntos más flacos de este apartado es precisamente la base estratégica del juego, ya que sí, siendo un trabajo de parte de The Creative Assembly se nota mucho el desempeño y la calidad impuestas con la que el estudio trabaja de fábula normalmente, pero, al contrario que lo que podríamos ver en sus títulos de Total War, Halo Wars 2 se queda corto en opciones y en profundidad, con muy poca variedad de combinaciones de unidades por facción, poderes y demás, así como mucha simplificación de cara a los veteranos de este tipo de juegos (sobre todo, los venidos del mundo del PC…), que puede que no les suponga ningún reto a la larga.

 

Esto último, eso sí, es al contrario un punto muy positivo para aquellos que no estén tan acostumbrados al género, ya que se apuesta mucho por la acción directa y menos en la gestión y el manejo de unidades.

 

CONOCE BIEN A TU ENEMIGO

 

Gráficamente, como hemos apuntado anteriormente, luce considerablemente bien para ser un juego de estrategia adaptado a consolas.

 

Sin duda, donde más se ve mejor este apartado es en el uso de las texturas para la composición de la orografía del terreno y los niveles del mapeado en sí, muy detallados y diferentes entre sí, pudiendo encontrar entre bosques templados, ambientes más desérticos, costas y playas… todos ellos salpicados de estructuras y detalles tecnológicos tanto del Covenant como de la UNSC, que harán que el fan más pintado de Halo se sienta como en casa.

 

Aquí os dejamos una comparativa vía YouTube entre las dos versiones, Xbox One y PC en Windows 10 (tanto en configuración Mínima o Máxima). ¡Juzgad por vosotros mismos!

 

 

 

CONCLUSIÓN

 

En definitiva, Halo Wars 2 está claro que, sin ser un título redondo en todos los aspectos (como decimos, principalmente falla en la variedad y en la profundidad de opciones de su base estratégica), al menos sí es una de esas propuestas de estrategia en tiempo real innovadoras y entretenidas en su jugabilidad que, como mínimo, debería ser interesante especialmente para aquel público que cree que la alternativa a este tipo de género jugable en PC son los juegos de gestión de granjas, ciudades y “castillitos” para dispositivos móviles. En serio, me dan verdadero repelús tan sólo mencionarlos. ¡Cuanto daño ha hecho Zynga y sus FarmVille!

 

Lo cierto es que en su momento, y bueno, actualmente también, es algo “curioso” y atípico de ver un juego de este tipo de género en consolas, algo que sí que es más normal verlo en PC, más que nada por su manejo más complejo y completo con teclado y ratón que con unos simples botones y un par de sticks. Aunque no quita de que sea una experiencia refrescante para la consola del gigante tecnológico de Redmond, y muy optimizada y calibrada en su uso y ejecución.

 

 

Esto es estrategia clásica pura y dura, muy de la vieja escuela, al estilo Age Of Empires, pero de paso hecho para aquellos fans incondicionales del trasfondo y la historia épica espacial y futurista que enmarca el universo Halo. Algo que es de agradecer, y mucho para un marco futurista tan rico y poderoso para muchos jugadores que empezamos nuestras andanzas con el Jefe Maestro allá por el 2001, y que se puede ver que sigue al pie del cañón como nunca.

 

¡Nos vemos pronto! Seguid a Game On para conocer e informaros sobre la actualidad y las curiosidades del mundo de los videojuegos.

8.1

Pros

  • Una propuesta de estrategia en tiempo real de corte clásico (recuerda a Age Of Empires) enclavada dentro del universo Halo muy divertida, directa, dinámica y fluida. Sin duda, hecho para los amantes de este género.
  • Cinemáticas muy elaboradas y de alta calidad, que al igual que en el anterior juego, hacen que la trama del modo campaña tome un peso muy considerable y digno de vislumbrar.
  • Cuenta con un apartado gráfico excelente para ser un juego de estrategia adaptado para consolas, así como un manejo muy calibrado y muy cómodo al uso por medio de botones sencillos y una cruceta de mando.
  • El modo Blitz, aparte del modo campaña y los multijugador, añade frescura a lo visto en el género, rompiendo con lo establecido en la estrategia en tiempo real mezclándola con mecánicas propias de un juego de cartas como Hearthstone o Magic. Muy entretenido y disfrutable.

Contras

  • La base estratégica del juego, en comparación con lo visto en otros títulos del género, se queda corta en variedad de opciones y profundidad.
  • La trama del modo historia se ve algo descafeinada con respecto a lo visto en las entregas numeradas del Jefe Maestro, con poca empatización con los personajes, tanto villanos como aliados, y centrándose en demasía en la acción.
  • Se da mucha simplificación de cara a los jugadores veteranos de este género de videojuegos en sus opciones jugables.
Author Luis Urueña
Published
Categories Review Videojuegos
Views 167

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías