Si PaRappa comenzaba con esa frase el inicio en cada nivel, este artículo no iba a ser menos. Hoy tenemos a un clásico entre los clásicos de los noventa: PaRappa The Rapper. Un título que marcó un antes y un después en el mundo de los videojuegos, ya que estamos ante el primer juego rítmico que fue un éxito mundial.

 

 

La historia nos lleva con nuestro querido perrito rapero, PaRappa, quién luchará por conseguir el amor de Sunny Funny. Para ello, aprenderá los secretos del karate con el mismísimo maestro cebolla, tomará lecciones para conducir, preparará tartas y por supuesto, dará su propio concierto sin haber dejado en ningún momento de bailar y rapear… ¡Lo que hacen algunos por amor!

 

 

La mecánica del juego es bastante sencilla: consiste en ir siguiendo los “pasos de baile” a través de las secuencias de botones que tendremos que ir pulsando a ritmo de la canción sin equivocarnos.

 

Hasta ahí todo correcto, lo complicado es seguir el ritmo cuando la dificultad va aumentando con la música y debemos tener siempre un puntuación buena o perfecta. A la derecha aparecerá un marcador que nos indicará si lo estamos haciendo bien o mal, con las calificaciones: Cool, Good, Bad y Awful. Por lo que absténganse los arrítmicos como consejo de una servidora que se enfrentó a este juego en su época.

 

 

Y por si fuera poco, para elogiar tu calidad como artista musical, si has conseguido llegar y mantenerte en la categoría Cool alcanzarás el modo improvisación, en el que si creas tú mismo una secuencia que tenga fluidez, PaRappa eclipsará al maestro y realizará un freestyle que ni el propio Eminem podrá superar.

 

 

Y no, no me olvido de su “hermana” UmJammer Lammy, que también tuvo una gran repercusión, quizás un poco menor que PaRappa The Rapper, pero que supo integrase a la perfección regalándonos un maravilloso crossover entre ambos juegos.

 

 

Por lo tanto nos encontramos con uno de los grandes de la historia gamer. Tanto es así que se convirtió en un símbolo para Sony, en especial en el país nipón, donde fue considerado la “mascota” nacional en su época. Pero además, fue uno de los artífices que sirvieron de inspiración para la creación de juegos musicales tan relevantes de los últimos años como: Guitar Hero o el simulador de baile Just Dance.

 

 

 

Por lo que desde aquí, gracias PaRappa por habernos hecho disfrutar, bailar y sobretodo, hacernos creer.

 

 

 

Published
Categories Radio Zona Respawn
Views 168

Comments

No Comments

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías